Por qué Olivia, la gata de Taylor Swift, dominará el mundo