Buscando al hombre perfecto: cómo es 'el príncipe azul'

Hombres perfectos

La sociedad nos presiona para ser las trabajadoras más competentes, las más formadas, las mejores madres, las más estilosas... Cada vez nos piden y nos pedimos más a nosotras mismas. Sin embargo, cuando se trata de buscar al príncipe azul nos advierten que no le dediquemos demasiado esfuerzo, que el hombre ideal sólo se encuentra en las películas y que tenemos que aceptar a nuestros chicos tal y como son.

¿Por qué tenemos que buscar la excelencia en todos los ámbitos de la vida menos en nuestra pareja? ¿Por qué tenemos que ser más exigentes con nosotras mismas que con nuestros hombres?

Los hombres que nos gustan

Miramos al chico que tenemos sentado en nuestro sofá viendo la tele y se nos hace difícil recordar que hubo un tiempo en que creíamos que algún día encontraríamos al hombre ideal. Sin embargo, pensamos en esas parejas que después de dos décadas o más de unión siguen prodigándose caricias y miradas cómplices y nos preguntamos por qué motivo dejamos en su día de buscar a nuestro hombre perfecto.

Pero, ¿qué es lo buscamos en un hombre? ¿Qué tienen los hombres que nos gustan? Nos gustan los hombres que nos respetan. Nos gustan los hombres que intentan comprendernos y los que se dejan conocer. Lo suficientemente duros para ayudarnos en los momentos difíciles y lo suficientemente sensibles para dejarse ayudar. Nos gustan los hombres que nos dan cariño y los que se dejan acariciar.

Los que nos hacen reír y los que se ríen con nosotras. Nos gustan los buenos conversadores. Los que nos apoyan cuando tenemos un proyecto y los que creen en nosotras. Nos gustan los hombres sinceros. Nos gustan los hombres que saben mantener la pasión. Los que creen que somos especiales y así nos lo demuestran. Los que creen que somos únicas. Nos encantan los hombres encantadores.

Cuándo aparecerá el hombre ideal

Ésas son las cosas que realmente nos importan de los hombres. No necesitamos al más guapo, ni al más musculado, ni al más rico. Lo que queremos es alguien que adore nuestra identidad al igual que nosotras adoraremos la suya. Lo que queremos es alguien especial. Si además es atractivo, interesante y con un sueldo de infarto, no vamos a decir que no, pero no es lo que necesitamos.

Es cierto que en los primeros momentos de una relación nuestro chico nos parece de lo más atractivo; además es adorable, educado, amable, ingenioso. Seguramente se interesará por nuestras aficiones y también intentará congeniar con nuestras amigas. Puede ser que en los encuentros salten chispas y se conviertan en largas sesiones de sexo. Durante un momento creeremos haberlo encontrado. Pero el tiempo es la prueba más dura que tiene que superar nuestro hombre ideal.

"El que busca halla", dice el refranero. No estamos dispuestas a conformarnos y seguiremos buscando al hombre ideal aprendiendo de errores pasados. Estamos dispuestas a tolerar sus defectillos, pero queremos lo mejor, porque es lo que nos merecemos. Y estamos decididas a disfrutar en esa búsqueda.

Probablemente no aparezca a la primera, seguro que necesitamos varios intentos, pero aprenderemos y disfrutaremos de todos ellos para estar listas cuando aparezca nuestro hombre perfecto. El hombre ideal tiene que estar en algún lado, pero es improbable que llame a nuestra puerta así que tendremos que salir a buscarlo.

Laura Sánchez  •  martes, 3 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x