Sebastian Vettel, el joven que tocó la gloria