Hannibal Laguna inunda de glamour la Pasarela Cibeles

 Coleccion primavera verano 2011 de hannibal laguna
Hannibal Laguna ha conseguido evadirnos a un mundo de ensueño a través de su coleccón primavera-verano 2011. En la quinta jornada de la Cibeles Madrid Feshion Week, el diseñador venezolano ha sorprendido con una colección de líneas frágiles y románticas, donde la feminidad, delicadeza y suntuosidad son las señas de identidad.

La colección primavera-verano 2011 de Hannibal Laguna sabe a elegancia


La próxima primavera-verano 2011, Hannibal Laguna envolverá a la mujer de vestidos joya con suaves y sutiles bordados, que la permitirán seducir con elegancia, y en donde cada detalle tiene un sentido. Esta colección se caracteriza, además, por los volúmenes sofisticados y cortados al bies. El modisto apuesta en esta ocasión por perfiles con estructuras tulipa, corola o lápiz, y por mantener la esencia de costura clásica.

Hannibal Laguna ha llenado la Pasarela Cibeles de deliciosas combinaciones de gramajes textiles, de superposición de sedas, gasas vaporosas, sinuosas, finas y translúcidas. También hemos visto rasos triples; firmes, sostenidos y dúctiles. En definitiva, un conjunto de elaborados trabajos artesanales que se mimetizan con cada pieza.

En su nueva colección primavera-verano 2011, Hannibal Laguna se anima con el guipure floral, los relieves pintados, los laminados metálicos, e incluso con una tenue composición de texturas que originan efectos glaseados. En cuanto a los matices cromáticos, éstos están muy definidos, abarcando desde el negro esmalte hasta el blanco cal, pasando por el escarlata y el rosa flamenco.

Josune de la Riva  •  martes, 21 de septiembre de 2010

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • IGPR
    IGPR

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    20/10/2011 22:51

    Leerlo, merece la pena:

    Quiero contar mi experiencia con Hannibal Laguna ya que a mi me han demostrado una gran falta de profesionalidad, responsabilidad y mala educación.

    Mi relación con Hannibal Laguna empezó cuando preparando el que pensaba sería el mejor día de mi vida encontré en su tienda el vestido culpable de no solo arruinarme dicho día sino de traerme varios disgustos hasta el día de hoy.

    Una vez concretado precio y modelo vinieron las citas para las pruebas propias de un vestido de novia, ya aquí comenzaron los problemas. Después de varias pruebas y habiendo dejado claro que el escote no lo quería bajo, cuando el vestido estuvo montado y se concreto otra cita para otra prueba resulto que el escote era bastante más bajo de lo que nosotros habíamos concretado, lo que echo por tierra las pruebas anteriores y hubo que volver a tomar medidas, etc.. etc.. Lo que para mi suponía pérdida de tiempo y de dinero ya que yo no resido en Alicante, para cada prueba me tenía que desplazar 420km.

    Llega el día acordado para entregar el vestido y lo recojo haciendo una última prueba en la que el vestido me queda bastante más suelto de lo que me hubiera gustado pero la comercial me argumenta que el vestido de novia no puede quedarme ceñido, dice: ?un vestido de novia se tiene que deslizar?, contando con poco tiempo recojo el vestido dos días antes del ?gran día?.

    Llegado dicho día, 19/09/2009, me arreglo, me visto y salgo para la iglesia con una ilusión enorme, había llegado el día esperado y el momento de salir a lucir mi vestido y disfrutar de lo que todo el mundo sabe que supone.

    Después de la ceremonia todos los invitados, padres, hermanos, familia en general y todos mis amigos se dirigen al salón donde se va ha celebrar la boda, a 50km del lugar de la ceremonia (pueblo del novio), y el que ya era mi marido, el fotógrafo y yo nos quedamos solos para hacer el reportaje. Una vez en el parque que elegimos para dicho reportaje me comentan que se me ha desabrochado el vestido, ojala hubiera sido eso, la cremallera se había abierto y no había manera de bajar el carro para volverla a cerrar. Me es imposible describir todo lo que sentí en esos momentos, no lo puedo comparar con nada, me quería morir, estaba desesperada, rompí a llorar arruinando mi maquillaje y mi reportaje. Lo peor estaba por llegar, no tenia llaves de casa, ni móvil, ni ningún conocido cerca que me pudiera ayudar, toda mi gente nos esperaban impacientes en el salón ajenos al infierno que estábamos viviendo.

    Decidimos ir hasta el salón e intentar solucionarlo allí, una vez en el salón mi madre perdió los nervios, ella es modista, no se lo podía creer y lo peor de todo no podía hacer nada debido al disgusto y los nervios. En el salón no disponían de hilo blanco, por lo que mí ya cuñada se desplazo a su casa a por hilo blanco y aguja. Todo esto llevo su tiempo, mientras yo estaba en el aseo destrozada con mi vestido roto y mi espalda al aire y mis invitados esperaban impacientes sin entender a que se debía tanto retraso.

    La gente cada vez estaba más nerviosa, el metre impaciente, el marisco estaba en la plancha y se pasó, con la carne pasaba más de lo mismo. El banquete fue un verdadero desastre, el que se suponía que debía ser el mejor día de nuestra vida se convirtió en una verdadera pesadilla por culpa de un vestido en mal estado.

    Tengo que agregar que no solo la cremallera estaba en mal estado, hubo unas costuras a la altura del pecho que se descosieron, el vestido se deformo completamente desfigurando mi silueta, la presilla en la que la cola se enganchaba para poder estar más cómoda se descosió de un lado y la tela se quedo desfilachada.
    El lunes siguiente al fatídico día me puse en contacto con Hannibal Laguna para informarles y pedir responsabilidades, la respuesta que obtuve fue que lo sentían mucho pero que ellos habían entregado el vestido en perfectas condiciones y no eran responsables. Yo no daba crédito, no me podía creer que una firma con ?supuesto? prestigio se lavaran las manos de esa manera, creo que cuando alguien entra en un tipo de establecimiento de este tipo no solo busca una marca, si no profesionalidad, profesionalidad que a mi parecer Hannibal Laguna deja mucho que desear con el comportamiento que ha teniendo conmigo.

    Después de dejar claro que ellos no tenían ningún tipo de culpa, descargando esta en todo momento sobre su proveedor de cremalleras, acceden a recibir el vestido para examinarlo y ver si efectivamente ha habido algún problema, poniendo en duda de esta manera ni testimonio, no solo con este gesto si no con más de dos comentarios indirectos.

    Al entregar el vestido solicito un escrito que justifique la entrega. Este gesto fue el
    18/10/2009, y pasado algo más de un mes no tengo respuesta, después de varias llamadas mías hacia Hannibal Laguna y solo obtener largas y comentarios tan desagradables y prepotentes como ?¿para que tantas prisas si tu boda ya ha pasado?, ¿que más te da ya?? me comentan que mi vestido esta en Valencia que lo han examinado y que efectivamente han encontrado algo ?raro? en la cremallera, que para concretar lo van ha enviar a la casa en París y que además no es la única queja que tienen, con la mía han sido tres las cremalleras que han salido defectuosas.

    Pasa el tiempo, no tengo noticias por parte de Hannibal Laguna y después de varias llamadas por mi parte, me dicen que ya han tenido respuesta de fábrica pero que por teléfono no me adelantan nada, algo muy cobarde por su parte a mi parecer, y que me reenvían por mail la respuesta de la casa de cremalleras para que opine yo misma.

    En dicho documento se hace referencia a un mal uso, a una excesiva fuerza (fuerza que lógicamente se hizo después de rota la cremallera para intentar arreglarla), el vestido no me quedaba para nada estrecho, cosa que en Hannibal Laguna saben, por lo que no pudo sufrir dicha fuerza y respecto al mal uso, el vestido lo tuve poco más de una hora antes de surgir el problema y ese tiempo fue destinado a ir a la iglesia, la ceremonia y el trayecto hasta el parque, unos 2km hechos en coche, tiempo en que movía hasta la cabeza con todo cuidado por miedo a despeinarme?

    Cansada del tema y con ganas de olvidarme, después de mucho insistir me dicen que por su parte lo único que pueden hacer es devolverme el vestido en perfectas condiciones y me ofrecen un deposito con valor del precio del vestido, para gastar sin fecha en Hannibal Laguna, algo que después de mi experiencia con ellos no me apetece lo más mínimo, ya que me gustaría desvincularme de ellos cuanto antes, pero no sin antes dejar las cosas en el sitio que creo deben estar, no encuentro justo que quede libre de culpa.

    Pasado otro largo periodo, el 16/03/2010, recibo el vestido en casa por agencia, según
    habiamos acordado, pero cuál es mi sorpresa al desembalarlo que me lo encuentro en las mismas condiciones que lo entregue, inmediatamente me pongo en contacto con Hannibal Laguna expresando mi disgusto y pidiendo una explicación, teniendo como respuesta que ha sido un ?lapsus? y que ?total ya que lo tengo en casa?? le informo de que no estoy de acuerdo, que le voy hacer llegar el vestido de nuevo para que me lo arreglen de inmediato y vuelvo a tener otra de sus contestaciones como :?Eh! Eh! Eh! Sin exigencias! Que a ti también se te puede exigir!?

    Después de este gesto, después de responder de este modo a la primera parte del acuerdo verbal tenia algo de desconfianza respecto a la segunda parte de lo acordado, el depósito, y más después de preguntarles que si me hacían algún tique o vale que yo pueda presentar físicamente a la hora de querer utilizarlo y ellos me dijeran que no lo harían que simplemente quedaba guardado en su ordenador, ¿Cómo puedo estar tranquila?

    No se puede dar un peor trato a un cliente que el que he recibido por parte de Hannibal Laguna.

    Me he sentido decepcionada, humillada e incluso mal tratada por parte de la casa Hannibal Laguna. Mi pesadilla empezó el día de mi boda, pero ha día de hoy puedo decir que continua, todo esto ha sido un verdadero trauma para mi. Decidí hablar con un abogado, el intentó negociar por las buenas con Hannibal Laguna, pero se mostraron igual de prepotentes con el y no se llego a ningún acuerdo, el camino que quedaba, la vía judicial, era duro y costoso, y tuve que desistir puesto que no me sentía con suficiente fuerza anímica y económicamente no me lo puedo permitir. Siento rabia, es injusto.

    Puse la reclamación en consumo, y esta pendiente el arbitraje, pero ya me avisaron que llegado ese momento la última palabra la tienen ellos? por lo que la última esperanza que me queda para un juicio justo es la del vuestro, el de los lectores.

    También intente hacerme oír en un periódico y por algún motivo nunca se publico mi anuncio?

    Para terminar decir que tengo conocimiento de más chicas que han pasado por situaciones parecidas a la mía, situaciones sufridas en el mismo establecimiento, y por cualquier motivo no han hecho nada, o lo han hecho y no han sacado resultado, yo después dos años, me he armado de valor y he perdido el miedo para hacerlo publico y desde aquí les animo a denunciarlo públicamente, ES LO UNICO QUE NOS QUEDA para luchar contra alguien que por su fuerza económica y refugiados detrás de un ?gran nombre? se creen intocables , NUESTRA VOZ.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Galería

  • Hannibal Laguna pone el toque de glamour a la Cibeles Madrid Fashion Week

    Hannibal Laguna pone el toque de glamour a la Cibeles Madrid Fashion Week

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x