La Princesa de Asturias lo tiene claro: el rojo es su color