Gran Hermano, Mira quién salta... Cuando los realities son un peligro

Enara Rey Parra

Gran Hermano y otros realities peligrosos para la salud

¡Cuidado! Los concursos televisivos pueden perjudicar seriamente la salud. Lo hemos visto últimamente en el caso de un concursante de la 14ª edición española de Gran Hermano –actualmente en antena-, quien al ir a entrar a la casa, saltó a una red obviando la tirolina habilitada para ello y acabó hospitalizado con los dos húmeros rotos.

Muchos son los accidentes que están sufriendo estos días también los concursantes de dos programas consistentes en enseñar a famosos a realizar saltos de trampolín. Piero Righetto, exconcursante de Gran Hermano, ha abandonado las grabaciones de 'Mira quién salta' tras romperse el tímpano, uniéndose al abandono de Dolores, de ¿Quién quiere casarse con mi hijo? por una lesión de espalda. Por su parte, Sonia Ferrer y Tamara Gorro sufrieron sendos accidentes mientras ensayaban los complicados saltos pero ya han vuelto de nuevo al rodaje del concurso.

Muerte en directo

Terrible fue el suceso acontecido en Georgia en el año 2009 mientras se grababa Academia de Estrellas, un reality show muy similar a Operación Triunfo. Las obras que estaban realizándose en parte del edificio provocaron el derrumbamiento total de éste y el aplastamiento de gran parte del equipo humano del programa. Seis de los doce concursantes tuvieron que ser hospitalizados, aunque peor suerte corrieron dos técnicos que murieron en el accidente.

También se tiño de luto la versión búlgara del programa Survivor cuando en el año 2009 moría un concursante de 53 años debido a un ataque al corazón durante la grabación del reality show.

Otro caso similar fue el de un estadounidense de 33 años que participaba en Wipeout y tuvo que ser trasladado al hospital tras lesionarse la rodilla. No se sabe si el hombre sufría algún otro problema de salud anterior a la participación en la versión original de ¡Guaypaut! pero lo cierto es que, tristemente, no sobrevivió.

Conmovedores han sido también los casos de concursantes en diversos programas televisivos, que han fallecido poco después de convertirse en rostros populares. Es el caso de Leticia Pérez, que murió de cáncer con solo 35 años, tras haber participado en la tercera edición de Operación Triunfo.

Un fatídico accidente de tráfico fue el culpable de la muerte de Carlos Menéndez, de 25 años, exconcursante de La casa de tu vida que moría junto a su madre en 2004. También en su vehículo perdía la vida Gustavo Fernández, participante de la cuarta edición de Gran hermano, al ser arrollado por un tren. Rafael Segura Romero, de solo 21 años, participó en la segunda temporada de Perdidos en la tribu y fue atropellado al intentar cruzar una autovía a pie a principios de 2011.