Lea Michele, la energía de Glee