Bajo deseo sexual y estrés después de la menopausia

Los científicos siempre tienen siglas y nombres protocolarios para cada enfermedad o síntoma. Hablamos hoy del DSH, siglas del deseo sexual hipoactivo, después de la menopausia. En palabras de la calle, la falta de ganas de hacer el amor.

Un estudio recientemente publicado apunta que 16 millones de mujeres estadounidenses sufren pérdida del deseo sexual a partir de los 50 años, mientras 4 millones de ellas padecen estrés por eso.

El equipo dirigido por la doctora Suzanne L. West analizó los resultados de una encuesta a 2.207 mujeres de entre 30 y 70 años, con una pareja estable de tres meses o más.

Bajo deseo sexual y estrés después de la menopausia

El estudio examinó la prevalencia del bajo deseo sexual y una condición llamada deseo sexual hipoactivo (DSH) en las mujeres antes y después de la menopausia, incluidas aquellas con menopausia provocadas por una cirugía de extirpación de los ovarios. El DSH es la deficiencia o la ausencia de fantasías y deseo de actividad sexual que produce estrés o problemas sociales, y que no es causado por una enfermedad, trastorno mental o efectos de una droga.

52,7% de las mujeres tenían bajo deseo sexual después de la menopausia


Los números del estudio son muy claros. 26,7% de las mujeres sufren una disminución del deseo sexual un poco antes de la menopausia. Ahora, un 52,7% de las mujeres tenían bajo deseo sexual después de la menopausia.

La prevalencia del bajo deseo sexual entre las 755 mujeres premenopáusicas participantes fue del 26,7 por ciento, mientras que el 7,7 por ciento tenía DSH.

Entre las mujeres con menopausia natural, el 52,4 por ciento tenía bajo deseo sexual y el 6,6 por ciento tenía DSH, mientras que el 39,7 por ciento de las mujeres con menopausia inducida quirúrgicamente tenía bajo deseo sexual y el 12,5 por ciento, DSH.

La menopausia inducida quirúrgicamente puede alterar el deseo sexual más que la menopausia natural debido a su aparición repentina y por la extirpación de los ovarios, afirmó la Doctora West. Aún después de la menopausia, explicó la autora, los ovarios de las mujeres siguen liberando hormonas que pueden alterar el impulso sexual.

María Clara  •  miércoles, 27 de febrero de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos