La menopausia y el desarrollo sexual de la mujer

Las mujeres vivimos etapas en el desarrollo sexual que no solo se expresan biológicamente, también ocurren transformaciones a nivel psicológico que condicionan nuestras conductas. Seguramente todas recordaremos nuestra primera menstruación o menarquía que no es más que la bienvenida al mundo de la fecundidad y el despertar de esas nuevas sensaciones que marcaron definitoriamente nuestra relación con el mundo. Luego de varias décadas nos acostumbramos tanto a esos recurrentes periodos de la regla que no siempre asumimos la despedida con la naturalidad que el asunto merece.

<br>La menopausia y el desarrollo sexual de la mujer

Llegada cierta edad (pasados los 40), el cuerpo femenino, salvo algunas excepciones, no está apto para asumir el grandísimo reto biológico que representa la maternidad. La primera señal nos llega con el climaterio y le sigue el más rotundo de los mensajes, la menopausia, momento en que la mujer deja de ovular y de menstruar.

Pero este proceso tan natural como el agua es interpretado por algunas como el fin de su vida activa y junto a los síntomas propios de la etapa como las sudoraciones, palpitaciones y oleadas de calor, llegan los estados de ánimo irritables, depresivos, ansiosos...

La explicación a la menopausia


Desde el punto de vista endocrino, la explicación a la menopausia es que cesa la ovulación y por tanto la posibilidad de lograr un embarazo. También decae notablemente la producción de estrógenos que son las hormonas encargadas de iniciar y mantener el desarrollo de las mamas y de los genitales, pero que también asumen otras responsabilidades en el cuerpo femenino.

A partir de la menopausia las reservas de estrógeno se encuentran entonces en el tejido adiposo y por eso se dice que las mujeres "voluminosas" sufren menos los rigores que podría imponernos esta etapa desde el punto de vista biológico. Esto no quiere decir que si anda cerca de esta etapa aumente deliberadamente el consumo de calorías. No, se trata de mantener un peso estable que le permita a su sistema "explotar" las reservas de estrógeno contenidas en su cuerpo. Sabido es que la gordura conduce a males mayores.

Paliar los efectos de la menopausia


Algunos especialistas hablan de paliar los efectos de la menopausia con suplementos de estrógeno, pero nada como la preparación sicológica para asumir con plenitud esta nueva etapa de la vida. Con la menopausia perdemos la capacidad de engendrar pero conservamos, multiplicadas, nuestras potencialidades para trabajar, crear y amar. La naturaleza nos alivia de la responsabilidad de garantizar la reproducción de la especie, y nos permite volcar la experiencia acumulada en una etapa potencialmente feliz.

Rosa Mañas  •  martes, 26 de febrero de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x