Relaciones sexuales o sentimentales con un compañero de trabajo

Napoleón Fernandez

Pasamos muchas horas en nuestro trabajo y es normal que se estrechen los vínculos con algunos compañeros. En ocasiones, la camaradería profesional lleva a una atracción por esa persona que puede llevarte a vivir una relación amorosa, o simplemente sexual con tu compañero de trabajo. Si es tu caso y ves que te estás acercando demasiado a alguien de tu oficina, lee antes estos consejos para que tu aventura no acabe con tu trabajo.

Relaciones más estables en el trabajo

El trabajo es un lugar propicio para que las relaciones entre compañeros se conviertan en una amistad, en una relación sentimental, o incluso puede ser un buen lugar para iniciar un flirteo. El motivo es la cantidad de tiempo que pasamos trabajando, que muchas veces supera al que pasamos con nuestra familia y amigos. En esta situación se hace imprescindible estrechar lazos en el trabajo. Pero ¿hasta qué punto?

Estudios realizados en Noruega afirman que las relaciones sentimentales entre compañeros de trabajo tienden a ser más duraderas por el grado de entendimiento y comprensión que existe entre ambos miembros de la pareja. Además se observa un mejor rendimiento laboral, debido a que la pareja se siente cercana y comprometida no sólo en casa sino también en el trabajo.

Por el contrario, en Estados Unidos la mayoría de las empresas prohíben cualquier tipo de relación entre compañeros de trabajo fuera de lo estrictamente laboral, siendo legal el despido por incumplir esta norma. Se basan en que los problemas que pueden surgir de este tipo de relación pueden llegar a afectar al resto de empleados y también a la productividad.

En España aún está vigente la no intromisión en la vida privada de un empleado, pero eso no es impedimento para que, si surgen problemas derivados de una relación sentimental entre compañeros, puedan despedirte alegando otros motivos.

Discreción y madurez

Pero si no puedes resistirte a ese compañero de trabajo que está loco por ti, lánzate a la aventura. Eso sí, tienes que tener algunas precauciones.

-    Lo primero que tienes que tener claro es si estás buscando sólo sexo o se trata de un hombre que puede llegar a ser tu pareja. Evidentemente, si los dos sois personas discretas, tener una relación sexual con él no te va a perjudicar en absoluto, siempre y cuando no afecte a otros compañeros de trabajo.
-    Si lo que vas a iniciar es una relación en toda regla, ambos debéis actuar con naturalidad, sin ocultarlo, pero sin dar explicaciones. Al fin y al cabo sois dos personas adultas con libertad para vivir el amor de la forma que queráis.
-    Que vuestra relación no cambie las relaciones con el resto de compañeros. Si antes hacíais el almuerzo todos juntos, no lo hagáis ahora por libre. Vuestros ratos de intimidad y confidencias dejadlos para casa. Aquí estáis trabajando.
-    Mantened la profesionalidad en todo momento y que no se note en el trabajo que sois pareja. Hay que diferenciar claramente desde el principio el ámbito laboral del personal.

El mayor problema que puede darse al tener una relación sentimental con un compañero de trabajo surge en el caso de una ruptura. Hay que ser especialmente cuidadosos para que la ruptura no afecte ni a la empresa, ni a los compañeros, ni mucho menos a uno de vosotros dos. La madurez y la responsabilidad se hacen más necesarias que nunca en este delicado momento.

No cuentes a nadie del trabajo los motivos de la ruptura, y nunca, nunca, hables mal de él ante el resto de compañeros. Y en la medida de lo posible mantén esa relación cordial que vas a necesitar en el trabajo.

Puedes leer más artículos similares a Relaciones sexuales o sentimentales con un compañero de trabajo, en la categoría de Mundo laboral en Diario Femenino.