Kim Kardashian, operada: no a la silicona, sí al implante de grasa propia

Cristina del Gallego Baraibar

Las nalgas de Kim Kardashian son las responsables de gran parte de su fama. Asegura que no hay silicona en ellas.  De hecho, lo demostró enseñando una radiografía a los espectadores de su reality show, 'Keeping Up With The Kardashians'.

Eso no implica que no haya pasado por el quirófano. Tal y como informa 'La Otra Crónica', el trasero de la actriz no es del todo natural. Parece que Kim podría haber utilizado para aumentar su tamaño la grasa sobrante de las piernas, extraída de sus extremidades con liposucciones. Así la diva parece estar poniéndose guapa para su próxima boda.

La operación de culo de Kim Kardashian, complicada

Según Iván Mañero, cirujano plástico, no cabe duda de que Kardashian se ha hecho un "implante aurólogo de grasa" tras sus liposucciones. Considera que su trasero "no es proporcional a su cintura ni al resto de su cuerpo". Tampoco es posible que la modelo haya optado por una prótesis pues, según el experto, no las fabrican de ese tamaño.

La operación es bastante compleja y consiste en colocar "pequeñas bolitas de grasa" a las que se da forma para obtener el moldeado deseado. De este modo, las posaderas de la archiconocida Kim Kardashian logran captar las miradas de fotógrados en eventos, sesiones de fotos y playas, convirtiéndose en un símbolo de la modelo, como también les sucede a otras celebrities como Jennifer López y Nicki Minaj.

Europa Press