Polémica de Taylor Swift: de coñazo para Harry Styles a pesadilla de la playa

Mario Jiménez

Taylor Swift se ha convertido en un verdadero problema para la comunidad costera de Watch Hill, lugar donde posee una mansión de casi 11.000 metros y valorada en casi 18 millones de dólares. Con todo tipo de lujos, su vivienda está muy cerca de la playa y claro la cantante quiere disfrutar del mar.

El problema viene cuando cada vez que le apetece a la jovencita bañarse, los integrantes de su cuerpo de seguridad bajan a la playa y obligan al resto de personas que estén en ese trozo de playa a que se marchen.

‘Guerra’ a Taylor Swift: la dueña del mar

Veraneantes, turistas y bañistas no están dispuestos a consentir que estos actos contra la libertad sean habituales. Por esta razón, ya han protestado a las autoridades para evitar la apropiación de un lugar público por parte de la cantante. El carácter de Taylor Swift vuelve a convertirse en un problema como ya defininó Harry Styles, el líder de One Direction que la definió como un 'coñazo'.


Europa Press