Cuidados básicos de la jardinería en maceta

Apunta nuestros sencillos consejos de jardinería para que tus plantes de interior luzcan mejor en sus macetas.

Luz


Cuando compres la planta, asegúrate que te indiquen qué tipo de luz es la más recomendable para ella. A las plantas que necesiten luz directa del sol habrá que colocarlas cerca de las ventanas, pues la falta de luz hará que se debiliten los talles, se amarilleen las hojas y se acaben cayendo. Otras especies prefieren la sombra, por lo que tendremos que tener cuidado en no dejarlas nunca a pleno sol.

Temperatura


Consejos para macetas
Si decides sembrar tú misma, en el período de siembra y germinación la temperatura más idónea estará entre los 16 y 25 ºC. Pero para que tengas flores en verano, deberás sembrar en invierno o primavera, dependiendo de las semanas de germinación de las semillas elegidas.

Para plantar por esquejes (división de plantas), la temperatura ideal está entre los 18 y 26ºC.

Cuando llegue la floración, la planta exige temperaturas más altas. También la falta de calor retrasa el crecimiento.

Humedad


La falta de humedad en el aire es una de las mayores causas por las que las plantas de interior se marchitan y mueren. Pulveriza las hojas periódicamente, así conseguirás disminuir la evaporización del agua y mejorarás las condiciones de humedad del entorno. Pero debes saber que las flores no deben ser pulverizadas.

Riego


En otoño y en invierno no es bueno regar en exceso. Cuando la planta es adulta has de regarla abundantemente con largos intervalos de tiempo entre un riego y otro. Cuando la planta es más joven regarás en menor cantidad pero a intervalos más cortos.
Ten la precaución de que el agua de regar las plantas no sea de "aguas duras", demasiado calcárea.

La temperatura del agua de riego será de ambiente, pues si es muy fría puede perjudicar a las raíces.

Fertilización


Dependiendo de la especie, de la edad, la estación del año y de la fase de evolución (crecimiento, madurez...) tendrán diferentes necesidades de fertilizantes y alimentos, pero una escasez de alimento hará que la planta no crezca adecuadamente y que su floración sea pobre, así como una excesiva fertilización también es perjudicial, pues quema las raíces.

Cambio de maceta


Cuando compruebes en tu planta de interior que las raíces llenan la maceta será necesario que la transplantes a una maceta más grande, pues si no detendrías la floración, salvo algunas especies que florecen mejor si están un poco comprimidas (Cintas, Hippeastrum y Clivia, entre otras). Utiliza una buena mezcla de substrato especial para plantas de interior.

Rosa Ruiz  •  martes, 15 de junio de 2010

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x