Una carta de amor, un regalo inolvidable para el Día de la Madre

Si adoras a tu madre y no sabes cómo decírselo, toma nota

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

Modelos de cartas para regalar en el Día de la Madre, ¿con cuál te quedas?

Ya sabemos que en los días especiales la sociedad nos indica que debemos acudir a las tiendas para comprar regalos. Ya sea San Valentín, el Día del Padre o incluso la Navidad, todos hemos caído más de una vez en los regalos materiales sin darnos cuenta de que, a veces, es mejor tener un detalle más personalizado como puede ser una carta de amor.

Expresar tus sentimientos a través de la escritura no es fácil, y eso lo sabemos. Pero no dudes en que una carta es la manera más especial de recordarle a alguien lo mucho que le quieres. ¿Y si para el Día de la Madre le regalas una carta a tu mamá? Seguro que, cuando la lea, no podrá contener la emoción.

Las madres nos han cuidado desde muy pequeñitas, nos han dado todo de ellas, nos han enseñado a ser las personas que somos en la actualidad y, sobre todo, nos han querido por encima de todo. Si quieres tener un detalle especial con tu madre, no lo dudes y escribe una carta de amor, un regalo inolvidable para el Día de la Madre.

Consejos para escribir una carta a tu mamá

Antes de comenzar a coger lápiz y papel y expresar lo que sientes, será mejor que leas atentamente todos estos consejos. Gracias a ellos, podrás tener como resultado una bonita carta que quedará para la posteridad: 

¿Cómo empezar a escribir una carta para el Día de la Madre?

+ Encuentra el momento para empezar a escribir. No vale que vayas escribiendo palabras según te vienen a la cabeza en las notas de tu móvil. Espera a estar tranquila, en casa y sin nada que hacer.

+ Piensa muy bien qué es lo que vas a decirle a tu madre con la carta. Ten en cuenta la estructura de la misma, pues no puede ser una mezcla de recuerdos sin un hilo conductor, ¿no crees?

+ Haz primero un borrador, y luego pasa la carta a limpio. Es mejor que te hagas con un papel bonito, e incluso con un sobre con algún decorado de esos que venden en las papelerías. No querrás entregarle a tu madre un papel lleno de tachones, ¿verdad?

+ Piensa en tu madre cuando te pongas a escribir la carta. Recuerda cada momento que has vivido con ella, cada lugar en el que habéis estado juntas, o cada sentimiento que te produce solo el hecho de saber que está contigo.

+ Enumera una lista de cosas por las que tienes que dar las gracias a tu madre. Esto puede ser incluso una gran idea para poner la lista tal cual está en tu carta.

+ Si eres una persona más bien reservada, deja la vergüenza de lado y olvídate de todo lo demás. Se trata de expresar todos tus sentimientos, y aunque pienses que no va a servir de nada déjanos decirte que te equivocas: a tu madre le va a encantar.

+ No le mandes la carta por teléfono, ni por WhatsApp, ni la subas a las redes sociales. Una carta es algo tan íntimo que es mejor que quede entre tu madre y tú, como si se tratase de un bonito secreto entre las dos.

+ Piensa muy bien en el momento de entregarle la carta. Puedes enviársela a su casa si vives lejos, o incluso meterla tu misma en el buzón si vives con ella. El caso es que se lleve una grata sorpresa cuando la vea, sin esperarlo.

+ Aunque vamos a darte cuatro modelos de cartas, seguro que puedes basarte en alguno de ellos y escribir tu propia carta. Pero, si no se te ocurre ninguna idea, te recomendamos que de los siguientes modelos escojas el que más se adapte a ti y a la vida con tu madre.

Modelo 1: Carta llena de recuerdos para tu madre

Carta para recordar junto a tu madre en su día

Querida Mamá:

Este año mi regalo para el Día de la Madre es esta carta de amor. Te conozco bien y sé que te va a hacer más ilusión que un collar o un perfume comprado a última hora. También sé que esta carta te va a durar más que cualquier otro regalo, porque esta carta la guardarás para siempre grabada en tu corazón. Hace tiempo ya que te merecías un regalo como este.

Porque en esta carta quiero escribirte que te quiero y que no lo hubiera conseguido sin ti. Pasar de esa niña tímida que escuchaba atenta tus cuentos infantiles a una adulta con principios y valores, con dudas y con temores, con éxitos y errores, pero siempre con esa sonrisa que me enseñaste a llevar. Aún recuerdo el día que me convenciste de cambiar mis lágrimas por sonrisas, porque así me protegería.

Seguí tu consejo, mamá, como he seguido tantos otros consejos que me has dado. Y ahora estoy agradecida de todo el tiempo que dedicaste. Esas horas robadas a la cena para ayudarme a hacer los deberes y esas mañanas de sábado en las que lo dejabas todo para llevarme a comer un helado.Fueron momentos mágicos los que me diste durante la infancia.

Son momentos que guardaré siempre en el recuerdo para poder mantener, incluso en los peores momentos, la sonrisa que me pediste. Pero quiero que sepas una cosa, mamá, aún necesito más momentos mágicos, como aquellos de la infancia. Aún te necesito con más fuerza que nunca, porque ahora soy grande, pero no he dejado de necesitarte.

Te quiero, mamá.

Modelo 2: Carta de agradecimiento

Carta de agradecimiento para el Día de la Madre

Mamá:

Ya sabes que me cuesta mucho expresar mis sentimientos, y que no lo hago con la frecuencia que me gustaría. Pero quiero que sepas que para mí eres la mujer más importante del mundo. Gracias a ti soy la chica en la que me he convertido, y gracias a tus consejos he podido salir adelante sin ningún problema. Y todo eso te lo debo a ti, mamá.

En este día especial, en el Día de la Madre, no quiero darte ningún regalo material porque ya sé que no te gusta que gastemos el dinero en ello. Pero se me ha ocurrido darte otra cosa que sé que te va a gustar: palabras. Mis palabras van dedicadas a ti, mamá, para decirte todo lo que nunca te he dicho.

Lo siento porque, muchas veces, me he comportado mal y no te he hecho caso. Nos hemos peleado, hemos discutido, pero tu nunca me has soltado la mano. Y no se me ocurre mejor forma de devolverte todo lo que has hecho por mi que con una bonita carta en la que te doy las gracias porque:

-Gracias por darme la vida

-Gracias por ser como eres conmigo

-Gracias por apoyarme en todos mis sueños, por muy locos que sean

-Gracias por cuidarme con toda tu alma

-Gracias por quererme más que a ti misma

-Gracias por haberme enseñado a vivir

-Gracias por ser la mujer más amable que conozco

-Gracias por las horas a mi lado cuando más lo necesitaba

-Gracias por no separarte de mi cuando ni yo me entendía

-Gracias por secarme las lágrimas

-Gracias por compartir mis risas

-Gracias por aguantar mis quejas

-Gracias por demostrarme que el amor de una madre es el más puro y sincero

-Gracias por enseñarme a multiplicar, a sumar, a leer, a escribir… Por ser mi maestra

-Gracias por ser mi psicóloga en los malos momentos

-Gracias por ser mi médico cuando me ponía enferma

-Gracias por dedicarme una sonrisa cuando sabías que lo estaba pasando mal

-Gracias por los paseos que hemos dado

-Gracias por darme las fuerzas para saber que puedo con todo

-Gracias por convertirte en mi ejemplo a seguir

Y sobre todo, gracias por ser mi madre. Porque aunque pasen los años, aunque nos distanciemos, aunque vivamos lejos, aunque la edad pese… Siempre, siempre, siempre te voy a querer con todo mi ser.

¡Gracias, mamá!

Modelo 3: Los sentimientos más bonitos en una carta

Carta que habla de sentimientos especiales para el Día de la Madre

Hola mamá:

Aunque ya sabes lo mucho que te quiero, solo quería que tuvieses un regalo especial en este Día de la Madre. Creo que nunca te demuestro lo suficiente todo lo que siento por ti, así que no se me ocurría mejor forma que empezar a escribir unas líneas que sé que te harán más ilusión que cualquier cosa.

Antes de nada quiero que sepas que eres mucho más que mi madre: mi compañera, mi mejor amiga, mi confidente. Contigo he pasado momentos de lo más felices, y aunque muchos no han sido como esperábamos, siempre hemos sabido salir airosas y con una sonrisa de todos los problemas.

Mamá, jamás olvidaré las tardes después de ir al colegio cuando íbamos juntas al parque y me enseñabas infinidad de cosas. Tampoco voy a olvidar cuando me ayudabas a hacer los deberes, esos deberes que a veces se me atravesaban y me costaba mucho trabajo terminarlos, ¿te acuerdas?

Luego llegó la adolescencia, y con ella la cara más rebelde de mi vida. Sé que en esa época discutíamos a menudo, que no nos entendíamos y que sufrías por ello. Y por eso quiero pedirte disculpas, porque fui una tonta al no querer escucharte en muchas ocasiones… Pero luego crecí, y me ayudaste con todo de nuevo. Los amores, los estudios, el vivir fuera de casa y un sinfín de experiencias que sin ti, créeme, no habrían sido lo mismo.

Así que después de recordar todo esto solo quiero decirte que todavía nos quedan muchos momentos por vivir. Que para mi eres una heroína que ha sabido tirar hacia delante pese a las adversidades, que no hay mujer más fuerte que tú y que doy gracias a la vida por haberme puesto a la mejor madre del mundo.

Jamás olvides todo lo que te quiero, porque yo nunca lo voy a hacer. Siempre me vas a tener a tu lado, pase lo que pase, y siempre voy a estar ahí para cuidarte, ayudarte y enseñarte. Porque sí, ahora me toca a mi devolverte todo lo que tu me has dado.

Te quiero mamá.

Modelo 4: Carta para acompañar a un regalo

Carta para obsequiar con un regalo a tu madre en el Día de la Madre

¡Feliz Día de la Madre!

Ante tus ojos tienes un regalo envuelto en el papel de ese color que tanto te gusta. ¡Pero espera! Todavía no puedes abrirlo. Antes de eso tienes que leer estas líneas, que sé que te van a gustar más que cualquier cosa que haya dentro de ese paquete (aunque va a ser difícil superarlo…)

Ya sabes que los regalos materiales vienen y van, que son perecederos y que, aunque te gusten mucho, puede que caigan en el olvido. Por eso hoy quiero escribirte sobre los regalos, pero no los materiales, sino aquellos que salen de lo más profundo de nuestros corazones.

Esta carta es solo un ejemplo. Pero mamá, créeme que mi mayor regalo me lo diste el día en que nací. El mejor regalo del mundo fuiste tú, la mejor madre, la que siempre ha estado ahí conmigo. Junto con papá has sabido educarme y hacerme ser la persona en la que me he convertido en la actualidad… ¡Con lo que os costó!

Además de tus lecciones sobre el mundo en general, contigo aprendí a no rendirme jamás. Que en la vida no todo es de color de rosa, y muchas veces me voy a tener que enfrentar a tormentas que quizá piense que no las voy a superar. Pero gracias a tu valentía, hoy sé que puedo con todo y con más.

Siempre serás un ejemplo de luchadora para mi, una campeona que ha podido con todo y nunca se ha olvidado de sonreír. De sonreírme. Y eso es algo que no se olvida fácilmente, ¿no crees?

Resumiendo, y ya te dejo abrir el regalo, quiero que sepas que te quiero y que eres lo mejor que tengo en mi vida. Cuando nací me tendiste tu mano, y yo jamás la voy a soltar. Cuando nací me sonreíste, y yo siempre te voy a devolver esas sonrisas que tanto me gustan.

Mamá, espero que te guste el regalo tanto como a mi me gusta el regalo de la vida que me hiciste.

¡Te quiero!