No son goles, son misiles

Marta Valle

Los tiros fuertes, ya entren por la escuadra, se ejecuten de falta o se disparen desde un distancia mayor de la que cualquier aficionado considere como algo normal, resultan uno de los mayores atractivos del fútbol. Cuando éstos se convierten en tantos, la pasión se desata hasta límites incalculables. Veamos algunos ejemplos de disparos a puerta convertidos en espectaculares goles.

Limpiando las telarañas

Limpiar las telarañas

Vía: taringa.net

Por toda la escuadra

Gol por la escuadra

¿Para qué dejarla caer?

Sin dejarla caer

Fusilamiento al anochecer

Gol con tiro muy fuerte

In your face

Gol de chilena

Puedes leer más artículos similares a No son goles, son misiles, en la categoría de Deportes en Diario Femenino.