Consejos para pintar tu casa con buen gusto

 Consejos para pintar tu casa
Para pintar las paredes a tu gusto, no es preciso hacer estudiado un Máster. El especialista en decoración de BAUHAUS España, José María Villalba, nos da unos consejos para poner en práctica este arte y acertar de lleno.

Materiales a utlizar


Al analizar la superficie a pintar, podemos encontrarnos con que la pared tiene humedad, por ejemplo. Para estos casos es recomendable el uso de productos específicos con o sin fungicida (antimoho). Con ellos se evita que las manchas típicas de la humedad (tonos negros) o manchas de moho, vuelvan a salir. Si, en cambio, vemos que la pared a pintar está llena de agujeros, deberemos utilizar una masilla, genéricamente conocida como aguaplast, y aplicarla directamente en la superficie con la ayuda de una espátula o una llana (ésta última en aquellos casos donde haya desniveles considerables). Cuando se seque, una hora o dos después, se deberá quitar el exceso con una lija de grano muy fino. (Truco: es mejor aplicar la masilla la noche de antes).

Tanto en un caso como en el otro, es aconsejable utilizar una imprimación para asegurar que la pintura se va a adherir de forma uniforme en toda la pared.

Elegir la pintura


Si lo que buscamos es darle un color especial, podemos elegir entre: o una pintura plástica monocapa de color (existen 8 colecciones diferentes con más de 100 tonalidades diferentes) o una pintura plástica blanca para posteriormente aplicarle un tinte. Otra opción es una pintura plástica blanca para mezclarla en máquinas tintométricas.

Para pintar se requerirá rodillo, alargador, brocha de recortar y una cubeta con rejilla (ésta última no es necesario si finalmente decidimos utilizar una pintura plástica monocapa, pues ya irá incorporada en el envase). En los demás casos es sencillamente, imprescindible.

Una vez escogido el tipo de pintura sólo faltará verter el contenido en la cubeta y mojar la brocha de recortar, empezando por las esquinas. Es importante iniciar el trabajo en esta zona para ir bordeando toda la estancia con la brocha.

Terminada esta primera fase, se mojará el rodillo en la cubeta, en este caso aplicando un movimiento ascendente-descendente sobre la rejilla para escurrir el exceso de pintura que pueda absorber el rodillo. Usaremos esta misma trayectoria en la aplicación de la pared, sobre todo sin realizar demasiada presión sobre la pared (esto sólo nos causaría dejar marcas en la pared y que espalda y cervicales sufrieran). Simplemente se debe dejar que "ruede" con una trayectoria suave. (Truco: si es posible, siempre es mejor disponer de un rodillo antigota).

A continuación, se dejará secar según las recomendaciones del fabricante, pero no menos de 3 horas si el clima no es húmedo. Pasado este tiempo podremos volverle a dar una segunda mano, para obtener un acabado perfecto. Mientras la segunda capa se seca, uno puede entretenerse realizando pequeños retoques con un pincel muy fino. Cuando se haya secado todo completamente, se retirará con cuidado la cinta de carrocero, los plásticos o los cartones de protección, porque... ¡ya habremos acabado!

Y un último consejo, si se desea conservar las herramientas de pintor es importante limpiarlas siempre con agua y ponerlas a secar en posición horizontal.

Elena Moreno  •  lunes, 23 de enero de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x