Cómo ser una anfitriona perfecta para huéspedes inesperados

 Invitados inesperados

En la actualidad, existen muchas variantes en el mercado, como colchones que se inflan, se enrollan y se guardan, camas rodantes que se deslizan sobre otras camas, etc.

Las camas hinchables, en particular, son una alternativa muy popular frente a los denigrados sofás-cama con el antiguo sistema de pliegue. Desde que una fabrica de Estados Unidos comenzó su comercialización masiva en 1989, este tipo de colchón ha cambiado su imagen de accesorio exclusivo para campings y campamentos.

Este tipo de camas está disponible en tamaño dos plazas, 'king size', e individuales (para adultos y niños). Los colchones de aire son de PVC grueso con un sistema de bomba para inflarlo (con corriente o batería recargable). Un modelo básico se infla en 3 minutos y se desinfla aun más rápido.

La firmeza puede ajustarse con un botón de control y después de desinflarse se puede plegar para llevarlo incluso en una mochila. Todos los modelos vienen con un equipo básico de reparación (por emparchado) y un año de garantía.

Se han vendido millones de estas camas en todo el mundo. Algunos hoteles las usan más que cualquier otra. Se sabe que uno ubicado en Aspen tiene 9 de ellas para la época de alta temporada en la que se acercan miles de viajantes de negocios y turistas.

Pero esta no es la única solución para resolver el exceso de invitados. Los muebles tradicionales que pueden ubicarse en pequeños espacios, siguen siendo una buena opción.

Si no puedes invertir en un sofá cama, existen algunas sillas que se doblan y transforman en una solución aceptable. Otra opción es la cama con ruedas, que se desliza debajo de otra cama fija cuando no se usa.

Este es un diseño milenario, pero actualmente se sigue usando mucho. En general, se venden las dos (la deslizable y la fija) pero también es posible comprarla por separado en caso de que puedas acomodarla a otra que ya tengas en tu casa.

Dónde alojarles


Una vez que sepas cuánta gente dormirá en casa, deberás ponerte a pensar en qué parte de la casa lo harán.

No descartes los lugares no tradicionales. Piense en el salón, corriendo algún mueble y generando un buen espacio para que duerman lo chicos. Y si son muchas personas, no es mala idea cubrir el comedor con sacos de dormir, y dejar que los niños se sientan como en un campamento familiar.

Tampoco es mala idea comprar colchas de bajo precio y doblarlas por la mitad para luego coserlas, improvisando sacos de dormir para los chicos.

Adorna la habitación con objetos que den la sensación de estar en un verdadero dormitorio aunque se sepa que no lo es. Algunas flores, un teléfono, libros, artículos de escritorio y veladores pueden hacer más confortable la estancia de tus parientes o amigos.

Hay también muchos matrimonios que se sienten más felices dejándoles su lugar a sus invitados. Perocsea cual sea la opción que elijas, lo importante es sentirse cómodo uno mismo y no forzar una convivencia en donde tus invitados -y tú misma- no os sentís a gusto.

Elena Moreno  •  sábado, 24 de marzo de 2012

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x