Poemas de Navidad para dedicar a un padre o una madre: versos muy bonitos

Poesías célebres para dedicar a mamá y a papá por Navidad y Año Nuevo

Con los poemas de Navidad para dedicara a un padre o una madre tendrás en tu mano un bello recurso con el que poder felicitarles las fiestas, decirles una vez más lo mucho que les quieres y también invitarles a reflexionar sobre cómo recuperar la magia y el espíritu navideño que nos embargaba en la infancia. Y para que no tengas que ponerte a buscar en los libros de poesía, nosotras nos hemos encargado de seleccionar los mejores versos navideños de autores célebres ¡ahora solo tienes que decidir con cuál de ellos te quedas!

Poema sobre el fin de año para regalar a mamá y papá

Da igual los años que tengas, lo de dedicar a los padres unos versos con sabor a Navidad es algo que no pasa de moda. Menos aún si te decantas por obras tan delicadas y únicas como de Julio Cortázar ¿a ti también te gusta?

Happy New Year
Mira, no pido mucho,
solamente tu mano, tenerla
como un sapito que duerme así contento.
Necesito esa puerta que me dabas
para entrar a tu mundo, ese trocito
de azúcar verde, de redondo alegre.
¿No me prestas tu mano en esta noche
de fin de año de lechuzas roncas?
No puedes, por razones técnicas. Entonces
la tramo en aire, urdiendo cada dedo,
el durazno sedoso de la palma
y el dorso, ese país de azules árboles.
Así la tomo y la sostengo, como
si de ello dependiera
muchísimo del mundo,
la sucesión de las cuatro estaciones,
el canto de los gallos, el amor de los hombres.

Poema 'árbol de Navidad' de Roberto Meza Fuentes para tus papás

Los versos del escritor chileno también son perfectos para obsequiar a los padres por Navidad. Tratan sobre el árbol de Navidad, de hecho, el poema se titula así, un árbol luminoso que triunfa sobre la tempestad.

Poema de Navidad para tus papás sobre el árbol navideño

Árbol de Navidad 
Árbol luminoso
de la Navidad,
tu cimera verde
nos dé claridad
y alegría y triunfo
en la tempestad:
Árbol luminoso
de la Navidad.

Eres, árbol claro,
un amanecer:
tu sombra es la fuente
que apaga la sed
y nos hace buenos
hasta sin querer:
Eres, árbol claro,
un amanecer.

Por ti es bello el mundo
y dulce el vivir,
árbol inefable
que no tiene fin,
alta y luminosa
torre de marfil:
Por ti es bello el mundo y dulce el vivir.

Nació en un pesebre
el Dios del amor,
hombre, por nosotros
conoció el dolor,
y alumbró la vida
con su resplandor:
Nació en un pesebre
el Dios del Amor.

Desde ti sonríe
el Niño de Luz,
besa nuestras almas
su mirada azul
y nos hace puros
amando, Jesús:
Desde ti sonríe
el Niño de Luz.

Poema corto sobre la Navidad para tus padres

Detrás de estas fiestas que cada vez parecen estar más centradas en el consumismo se esconde una tradición que habla del nacimiento de Jesús. Los versos de Rosario Castellanos, escritora, periodista y diplomática mexicana, así nos lo recuerdan.

Resplandor de ser
Para la adoración no traje oro.
(Aquí muestro mis manos despojadas)

Para la adoración no traje mirra.
(¿Quién cargaría tanta ciencia amarga?)

Para la adoración traje un grano de incienso:
mi corazón ardiendo en alabanzas

Poema canción de Navidad para tus padres

¿Qué cara crees que pondría tu padre o tu madre si les dices que este año les vas a regalar un poema? Pues sin duda una de sorpresa y alegría. Y es que estos detalles que salen del corazón son los que más agradan.

Poema navideño religioso para tus padres

Canción de Navidad, de Eduardo Marquina
La Virgen María
penaba y sufría.
Jesús no quería
dejarse acostar
- ¿No quieres?
- No quiero.

Cantaba un jilguero
sabía a romero
y a luna el cantar.
La Virgen María
probó si podía
del son que venía
la gracia copiar.

María cantaba,
Jesús la escuchaba
José que aserraba,
dejó de aserrar.

La Virgen María
cantaba y reía,
Jesús se dormía
de oírla cantar.

Tan bien se ha dormido
que el día ha venido,
inútil ha sido
gritarle y llamar.

Y, entrando ya el día,
como él aún dormía,
para despertarle
¡la Virgen María
tuvo que llorar!

Poema sobre sus majestades los Reyes Magos para tus papás

'Los tres Reyes Magos' de Rubén Darío les hará recordar la ilusión que sentían cuando eran unos niños en la noche de 5 de enero al saber que a la mañana siguiente iban a poder a abrir sus regalos. ¿Y si junto a su regalo por Navidad les escribes en un pedazo de papel estos versos? ¡Se sentirán los padres más afortunados del mundo!

-Yo soy Gaspar. Aquí traigo el incienso.
Vengo a decir: La vida es pura y bella.
Existe Dios. El amor es inmenso.
¡Todo lo sé por la divina Estrella!

-Yo soy Melchor. Mi mirra aroma todo.
Existe Dios. Él es la luz del día.
La blanca flor tiene sus pies en lodo.
¡Y en el placer hay la melancolía!

-Soy Baltasar. Traigo el oro. Aseguro
que existe Dios. Él es el grande y fuerte.
Todo lo sé por el lucero puro
que brilla en la diadema de la Muerte.

-Gaspar, Melchor y Baltasar, callaos.
Triunfa el amor y a su fiesta os convida.
¡Cristo resurge, hace la luz del caos
y tiene la corona de la Vida!

Poesía navideña de Gloria Fuertes

Gloria Fuertes, poetisa infantil, también nos regala versos mágicos que ahora nosotros tomaremos prestados para obsequiar a nuestra familia más cercana, la que siempre está ahí para cuidarnos y protegernos ¡igual que cuando éramos unos niños!

El camello cojito
El camello se pinchó
con un cardo del camino
y el mecánico Melchor
le dio vino.

Baltasar
fue a repostar
mas allá del quinto pino...
e intranquilo el gran Melchor
consultaba su "Longinos".

-¡No llegamos,
no llegamos,
y el Santo Parto ha venido!

-son las doce y tres minutos
y tres reyes se han perdido-.

El camello cojeando
más medio muerto que vivo
va espeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-Vaya birria de camello
que en Oriente te han vendido.

A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡Ay qué tristeza tan grande
en su belfo y en su tipo!

Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban los pajarillos-
los tres reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un Hombre
a un niño recién nacido.
-No quiero oro ni incienso
ni esos tesoros tan fríos,
quiero al camello, le quiero.
Le quiero, -repitió el Niño.

A pie vuelven los tres reyes
cabizbajos y afligidos.

Mientras el camello echado
le hace cosquillas al niño.

Poema sobre el Belén para dedicar a nuestros padres

Se titula '¿Quién ha entrado en el portal de Belén?' y lo firma Gerardo Diego. Trata sobre el pesebre, la noche cerrada y el nacimiento de Cristo ¿qué te parece? ¿Crees es el que más le gustaría a tu padre o tu madre?

¿Quién ha entrado en el portal,
en el portal de Belén?
¿Quién ha entrado por la puerta?
¿quién ha entrado, quién?.
La noche, el frío, la escarcha
y la espada de una estrella.
Un varón -vara florida-
y una doncella.
¿Quién ha entrado en el portal
por el techo abierto y roto?
¿Quién ha entrado que así suena
celeste alboroto?
Una escala de oro y música,
sostenidos y bemoles
y ángeles con panderetas
dorremifasoles.
¿Quién ha entrado en el portal,
en el portal de Belén,
no por la puerta y el techo
ni el aire del aire, quién?.
Flor sobre impacto capullo,
rocío sobre la flor.
Nadie sabe cómo vino
mi Niño, mi amor.

Poesía para reflexionar sobre con la Navidad

Y con la intención de dedicar más de un pensamiento crítico a las navidades, tenemos estos versos de José Saramago que reflejan que no todos se sienten cómodos con unas celebraciones donde parece primar más lo material que cualquier otra cosa ¿qué opinas tú?


Navidad
Ni aquí, ni ahora. Vana promesa
De otro calor y nuevo descubrimiento
Se deshace bajo la hora que anochece.
¿Brillan luces en el cielo? Siempre brillaron.
De esa vieja ilusión desengañémonos:
Es día de Navidad. No pasa nada.

Poema para los padres por Navidad

El siguiente poema que te proponemos como felicitación navideña para tu madre o tu padre se titula 'De cómo estaba la luz' y pertenece a Luis Rosales, el poeta preferido de muchos.

El sueño como un pájaro crecía
de luz a luz borrando la mirada;
tranquila y por los ángeles llevada,
la nieve entre las alas descendía.
El cielo deshojaba su alegría,
mira la luz el niño, ensimismada,
con la tímida sangre desatada
del corazón, la Virgen sonreía.
Cuando ven los pastores su ventura,
ya era un dosel el vuelo innumerable
sobre el testuz del toro soñoliento;
y perdieron sus ojos la hermosura,
sintiendo, entre lo cierto y lo inefable,
la luz del corazón sin movimiento.

Poema sobre el nacimiento de Cristo para tus papás en Navidad

Se titula 'Nacimiento de Cristo, en que se discurrió la abeja' y es de Sor Juana Inés de la Cruz, enseguida te vas a dar cuenta de las metáforas tan dulces que tiene. Seguro que no nos equivocamos si decimos que a tu madre le va a encantar.

De la más fragante Rosa
nació la Abeja más bella,
a quien el limpio rocío
dio purísima materia.
Nace, pues, y apenas nace,
cuando en la misma moneda,
lo que en perlas recibió,
empieza a pagar en perlas.
Que llore el Alba, no es mucho,
que es costumbre en su belleza;
mas quién hay que no se admire
de que el Sol lágrimas vierta?
Si es por fecundar la Rosa,
es ociosa diligencia,
pues no es menester rocío
después de nacer la Abeja;
y más, cuando en la clausura
de su virginal pureza,
ni antecedente haber pudo
ni puede haber quien suceda.
Pues a ¿qué fin es el llanto
que dulcemente le riega?
Quien no puede dar más Fruto,
¿qué importa que estéril sea?
Mas ¡ay! que la Abeja tiene
tan íntima dependencia
siempre con la Rosa, que
depende su vida de ella;
pues dándole el néctar puro
que sus fragancias engendran,
no sólo antes la concibe,
pero después la alimenta.
Hijo y madre, en tan divinas
peregrinas competencias,
ninguno queda deudor
y ambos obligados quedan.
La Abeja paga el rocío
de que la Rosa la engendra,
y ella vuelve a retornarle
con lo mismo que la alienta.
Ayudando el uno al otro
con mutua correspondencia,
la Abeja a la Flor fecunda,
y ella a la Abeja sustenta.
Pues si por eso es el llanto,
llore Jesús, norabuena,
que lo que expende en rocío
cobrará después en néctar.

Versos célebres para dedicar por Navidad

¿Conocías la faceta de escritora de Santa Teresa de Jesús? A nosotras nos encanta, sobre todo sus poemas navideños como este que aquí te compartimos. ¿Se lo dedicarás a tu madre o mejor a tu padre? ¡O tal vez a ambos!

Al nacimiento de Jesús
Hoy nos viene a redimir
un Zagal, nuestro pariente,
Gil, que es Dios omnipotente.
Por eso nos ha sacado
de prisión a Satanás;
mas es pariente de Bras,
y de Menga, y de Llorente.
¡Oh, que es Dios omnipotente!
Pues si es Dios, ¿cómo es vendido
y muere crucificado?
¿No ves que mató el pecado,
padeciendo el inocente?
Gil, que es dios omnipotente.
Mi fe, yo lo vi nacido
de una muy linda Zagala.
Pues si es Dios ¿cómo ha querido
estar con tan pobre gente?
¿No ves que es omnipotente?
Déjate de esas preguntas,
muramos por le servir,
y pues El viene a morir
muramos con El, Llorente,
pues es Dios omnipotente.

¿Qué te parecen estos poemas de Navidad y Año Nuevo para tus padres? ¿Cuál es tu preferido? ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Poemas de Navidad para dedicar a un padre o una madre: versos muy bonitos, en la categoría de Poemas de amor en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: