Cómo ganar la batalla a la violencia doméstica

La violencia puede ser una manifestación socio sicológica de un estado de ánimo coyuntural o una muestra de la incapacidad de algunos humanos para enfrentar y resolver los múltiples conflictos que se nos presentan en la vida.

A los violentos se les condena socialmente pero se les tolera. En no pocos casos hasta se les considera víctimas de sus propios instintos.

La herencia cultural violenta


No niego la dosis de herencia cultural que puede tener este fenómeno, de hecho más de una vez hemos reconocido que es como una serpiente que se muerde la cola creando un círculo vicioso difícil de romper, pero no es este un argumento que deba exonerar de culpa a quienes en realidad son victimarios, incluso de ellos mismos.

La persona que tiene un problema de violencia -con maltratos continuados a su familia o compañeros- y no busca ayuda, merece que toda la presión social de la comunidad caiga sobre él hasta que se consiga controlar o extirpar el mal.

Violencia doméstica

Pero si hay un espacio profundamente doloroso donde cada día la violencia cobra -y silencia-miles y miles de víctimas en el mundo, es en el hogar, particularmente entre las mujeres, niños y ancianos.

Una de las interpretaciones sociológicas de este asunto es que la violencia doméstica es una expresión -otra- de la injusta organización patriarcal asumida por la sociedad desde hace siglos que en su reflejo hacia el interior de la familia, reservó a las mujeres la cocina y la alcoba, mientras para el hombre quedaba el podio y el látigo.

La violencia ha sido entonces una manera de ejercer el derecho de gobernabilidad del hombre sobre la sociedad, incluida la familia, espacio que en no pocos países ha quedado en un limbo legal que multiplica la invisibilidad de la violencia doméstica haciéndola más cruel por el desamparo y también porque las victimas se sienten, además, culpables de provocar el incidente que desata la violencia.

No es este un asunto fácil de resolver, muchos son los estudiosos del tema y las instituciones que han apostado a evaluar proyectos que ayuden en el abordaje social de la violencia. Otros tantos se han empeñado en crear espacios que sirvan de refugio a las víctimas que finalmente se deciden a pedir ayuda. Pero ambos grupos tienen la certeza de que son muchos más los casos silenciados por los tabúes y el terror, así como que es en la educación donde se gana la batalla.

La violencia sólo engendra violencia, a ella debe oponerse la inteligencia, firme y persuasiva, pero inteligencia al fin; la misma que nos ayuda a las madres a buscar soluciones cuando nuestros hijos no aprenden, por ejemplo, los colores, números o letras y apelamos a nuestro inagotable arsenal de paciencia y creatividad hasta conseguirlo.

Hijos e hijas y las conductas violentas


No permita que tus hijos e hijas incorporen conductas que mañana puedan traducirse en signos de violencia, particularmente los varones, donde el riesgo es potencialmente mayor pues usualmente se les educa para rivalizar.

No transmita patrones que asocien virilidad con poder. No es más macho quien más fuerte pega, sino aquel que desde pequeño aprende que no es a golpe de puños como se despeja el camino de la vida.

Esperanza Díaz  •  jueves, 8 de octubre de 2009

DF Temas

2 comentarios

Avatar

  • anónimo
    anónimo

    12/02/2015 05:46

    "La violencia", se ha abusado demasiado de esa palabra con toda esa moda desestabilizante de sobreproteger a la mujer y de desvalorizar a la familia como algo sagrado, autónomo y soberano; la violencia es algo que se debe evitar, pero también es algo que se debe entender como algo que no necesariamente debe asustarnos tanto o bien como un concepto demasiado ambiguo porque pretende abarcar casos demasiados casos escencialmente distintos en una misma palabra. Por más que un gobierno insista en querer imponer una cierta ideología, eso no quiere decir que debamos aceptarlo. Por ejemplo, a veces unos golpes pueden ser educativos, lo sé por experencia propia, gracias a una mano dura estuve forzado a sacar lo mejor de mí, cuando estaba en un punto en que sé que personalmente no lo habría logrado si no hubiera estado sometido a una autoridad tan fuerte que buscaba lo mejor para mí.

    Valorar
    Responder
  • Kuky
    Kuky

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    22/10/2009 14:06

    La violencia en el hogar me resulta un asunto terrible, que únicamente tiene remedio desde la educación y el respeto. La autoestima de las mujeres que sufren maltratos es desastrosa y al hombre lo convierten en una especie de bestia irracional.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (2 Elementos)

DF Fotos

DF Videos

DF Foros

Me siento sola y triste

Escrito por Mili a las 08:57:00

Cargando...

Melissa Jiménez, novia de Marc Bartra presume de tripita en Instagram

La periodista de MotoGP Melissa Jiménez comparte con todos sus seguidores de Instagram su primer selfie premamá

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x