La selección española hace vibrar Madrid en la gran fiesta del triunfo

 La seleccion espanola celebra triunfo madrid

Difícil de describir la locura que se desató el pasado lunes en las calles de Madrid. La selección española volvió a casa con la copa dorada de Sudáfrica, y con la felicidad y el orgullo de ser el mejor equipo del mundo impresos en los rostros de cada jugador. Nada más aterrizar en suelo español, 'La Roja' comenzó una maratoniana jornada de actos y paeos triunfales, que culminó con una celebración histórica junto a cientos de miles de aficionados.

Una jornada de infarto


Nada más aterrizar en Barajas, poco después de las tres de la tarde, el equipo de Vicente del Bosque se dirigió, Copa del Mundo en mano, al Palacio Real. Allí les esperaban el Rey Don Juan Carlos, la reina Sofía, los Príncipes de Asturias con sus hijas y la infanta Elena. El Rey aprovechó el momento para agradecer a la selección el haber hecho realidad los mejores sueños y ser ejemplo de "deportividad, nobleza, buen juego y trabajo en equipo".

Tras la visita real, la expediciónm se desplazó al palacio de la Moncloa donde fue recibida por el presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero, junto a cientos de personas, entre funcionarios de Presidencia del Gobierno y sus familiares, la mayoría niños. Sobre el escenario instalado en los jardines, todos saltaron, gritaron los nombres de los jugadores y no pararon de hacer reverencias a Iker Casillas.

La fiesta no había hecho más que comenzar. Tras las visitas institucionales, les llegó el turno de disfrutar a los cientos de miles de aficionados repartidos por toda la ciudad. Los jugadores, en la parte superior de un autobús descapotable, recorrienron las arterias principales de la capital y no daban crédito a la cantidad de gente que se agolpaba en las aceras para verles de cerca.

A las once y cuarto de la noche, el equipo español llegaba a su destino, la explanada del Puente del Rey, y comenzó a bajar del autocar para subirse minutos después a un escenario dispuesto para la ocasión. Uno a uno, los jugadores fueron tomando el micrófono, entre ellos, Andrés Iniesta, quien gritó: "Me siento orgulloso de formar parte de esta selección. Es la hostia. Viva España y viva Fuentealbilla". Después le llegó al turno a las actuaciones musicales, un broche de oro para un día, el 12 de julio, que quedará marcado en las retinas de todos los españoles como recuerdo del equipo que hizo historia.

Josune de la Riva  •  martes, 13 de julio de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Celebrities

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x