Carnaval de Barranquilla: descubre el carnaval más famoso de Colombia

Así se viven los carnavales en Colombia

Patricia Garcia Herrero

El Carnaval de Barranquilla, en Colombia, es una de las fiestas más coloridas y espectaculares del país latinoamericano. Aunque resulta menos conocido que su vecino brasileño, el Carnaval de Río de Janeiro, lo cierto es que la fiesta colombiana tiene siglos de historia y fue declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad por la UNESCO en 2003.

Los orígenes de este Carnaval se remontan a la época colonial española y portuguesa, ya que se trata de una fiesta cristiana traída por los colonos. Los Carnavales, en realidad, proceden de antiguas celebraciones grecorromanas, las conocidas como las bacanales, saturnales o dionisiacas, que fueron asimiladas por el cristianismo.

Carnaval de orígenes europeos, americanos y africanos

En el caso del Carnaval de Barranqulla, se cree que su origen se debe a los festejos que tenían lugar en Cartagena de Indias, bajo el gobierno colonial de España, como una fiesta de esclavos.

Al pasar los años, los Carnavales perdieron importancia frente a otras fiestas cristianas como La Candelaria, por ello se trasladaron desde Cartagena a Barranquilla de forma definitiva a principios del siglo XX, cuando la ciudad vivía un momento de auge económico y demográfico con una amplia población de inmigrantes de diferentes culturas.

De esta forma, el Carnaval de Barranquilla se ha configurado como una fiesta multicultural en la que confluyen la tradición cristiana y pagana llegada de Europa y los ritos de pueblos indígenas de América del Sur y de África.

Los Carnavales modernos de Barranquilla

El origen oficial del Carnaval de Barranquilla se produjo en el año 1876 cuando la ciudad era una población pequeña, aunque hay vestigios de que se celebraba desde años atrás. Entre los protagonistas de la fiesta se encuentra el conocido como Rey Momo o la Reina del Carnaval.

Los Carnavales de Barranquilla tienen dos partes, los precarnavales y las fiestas en si mismas. Durante los precarnavales, destaca la lectura del bando, similar a un pregón de las fiestas, la coronación de la Reina y la Guacherna, un popular desfile de disfraces con música folclórica, que se realiza la noche del viernes al sábado de Carnaval.

El pistoletazo de salida de las fiestas oficiales se produce con la Batalla de Flores, el sábado de Carnaval. Se trata del evento más esperado, un tradicional y espectacular desfile de carrozas encabezado por la reina del Carnaval. En él desfilan grupos de música, comparsas y gente disfrazada, todo decorado con flores. Es el más antiguo de las fiestas y se remonta al año 1903.

El resto de días son conocidos por las llamadas ‘Grandes Paradas’, otros desfiles llenos de colorido y folclore, como la Gran Parada de Tradición y Folclor del domingo de Carnaval o la Gran Parada de Fantasía del lunes. El martes de Carnaval, y como fin de los festejos, se celebra la Muerte y Entierro de Joselito, con una parafernalia similar al conocido en España como Entierro de la Sardina. Enterrado Joselito, los barranquilleros esperan todo un año para que resucite de nuevo con las fiestas.