Disfraces sexistas y machismo en Carnaval

Enara Rey Parra

Se acercan los carnavales. Muchas personas se lanzan a las calles disfrazadas para participar en desfiles o simplemente para celebrara unas fechas de alegría, color y fantasía. Hay quienes confeccionan sus propias vestimentas y quienes prefieren comprar uno de los cientos de disfraces disponibles en tiendas y webs.

Disfraces sexys, muy sexys

Si alguna vez has echado un ojo a los catálogos de disfraces, seguro que te ha llamado la atención la coletilla de "sexy" en los disfraces femeninos. Porque puede resultar más o menos curioso que exista un atuendo de "enfermera" y otro de "enfermera sexy", o de "bruja" y "bruja sexy", pero... "¿monja sexy?", "¿esquimal sexy?"

¿Y ellos? ¿Acaso ellos no pueden llevar disfraces sexys? Parece que no. En cuestión de trajes de carnaval, la diferencia entre sexos es más que evidente. Entre los femeninos abundan los cortos, que dejan mucho cuerpo al descubierto, sea del tipo que sea, y aquellos con un matiz servicial: enfermeras, niñeras, limpiadoras, geishas, etc.

En ellos, sin embargo, están los ridículos o los que imponen un cierto respeto por tratarse de profesiones de poder: bomberos, policías, caballero medieval, etc.

¿Son los carnavales machistas? O... ¿tenemos quienes escogemos y compramos los disfraces estereotipos sexistas? De uno u otro modo, lo cierto es que los estereotipos empiezan desde la infancia, cuando todos los niños quieren ir de futbolistas y las niñas de princesas. ¿Cambiará esto algún día?