Cómo colgar un cuadro

Jorge García

Los primeros pasos en la decoración deben incluir labores tan simples como colgar un cuadro. Un cuadro aporta un toque personal y nos ayuda a identificar la casa, a hacerla más nuestra, y lo hace de una manera económica.

Pasos iniciales para colgar un cuadro

 Lo primero que tendremos que hacer es decidir dónde vamos a colocar en cuadro. Valorar la iluminación, la visibilidad y la comodidad del lugar en el que queremos colocarlo. Puede ser incómodo colocar cuadros en pasillos estrechos o al alcance de golpes involuntarios.

La pared: podremos distinguir entre dos tipos. Paredes de ladrillo acabadas por lo general en una capa de yeso o azulejo, y paredes de estructura metálica acabadas en su superficie con placas de yeso laminado. Ambas, en el caso de baños y cocinas, pueden estar revestidas de azulejo.

El cuadro: en el caso de cuadros ligeros es previsible que con un solo punto podamos soportar el cuadro. Si el cuadro no dispone de fijación en el marco, debemos buscar con la ayuda de una cinta métrica el centro del marco, colocando en este la "hembrilla" que haremos pasar por la alcayata o escarpia.

Si el cuadro es pesado podremos necesitar dos puntos de apoyo, para lo que mediremos la misma distancia desde cada lateral del cuadro para evitar que el cuadro acabe torcido.

El lugar donde colgar el cuadro: sin duda donde queramos pensando en la decoración general de la casa, pero ten en cuenta que si el cuadro tiene dos puntos de sujeción es importantísimo que al marcar los puntos de fijación de las alcayatas usemos un nivel de burbuja que nos asegure la horizontalidad de los apoyos. Mediremos la distancia entre las hembrillas que tiene el cuadro y marcaremos ambas asegurándonos de que están horizontales.

Un truco para clavar cuadros sobre azulejos: para asegurar que la broca del taladro esté fija en el punto que deseamos, es bueno colocar una pequeña cinta de pintor en la que marcaremos el punto deseado, de esta manera será más fácil que la broca no baile sobre el azulejo antes de perforarlo.

Cómo colgar un cuadro, paso a paso

 


En el caso de cuadros de poco peso distinguiremos sólo si la pared está alicatada o no. Si no está acabada en azulejo podemos pensar en usar soportes del tipo "cuelgafácil", compuestos por una especie de alcayata de plástico con pequeñas puntas de acero que nos asegurarán una fijación suficiente usando un martillo.

Si la pared está acabada en azulejo, podríamos usar alcayatas con fijación adhesiva, limpiando la superficie del azulejo para que no tenga polvo, y una vez seca marcar la situación ideal del eje del cuadro.

Si el cuadro es pesado o preferimos asegurar la fijación tanto en yeso como en azulejo, colocaremos un taco que se aloje en la pared (tacos expansivos en el caso de paredes de ladrillo o tacos de ancla o paraguas en el caso de paredes de yeso laminado). Para colocar el taco usaremos un taladro que perfore la pared. Es importante recordar que la broca debe tener el diámetro adecuado al taco que vamos a usar, tanto el taco como la broca tiene marcas que definen su diámetro. Una vez hechos los taladros, introduciremos los tacos con ayuda de un martillo, asegurándonos antes de que hemos profundizado en la pared al menos la longitud del taco.

Un pequeño truco para evitar manchar toda la habitación consiste en colocar una bayeta húmeda bajo la broca a la vez que taladramos, sujetándola con la mano con la que no manejamos el taladro. Recogerá todo el polvo de yeso o ladrillo que haremos al perforar la pared.

Es posible que los primeros intentos no sean del todo exitosos, pero sólo la práctica nos asegura una buena ejecución.

Puedes leer más artículos similares a Cómo colgar un cuadro, en la categoría de Bricolaje en Diario Femenino.