Cómo pintar una casa pequeña

Jorge García

Las casas pequeñas forman parte de nuestro escenario doméstico por gusto, por necesidad, por un tiempo o para siempre. Un escenario que con sus colores, su aspecto, su forma, sus texturas, su luz, nos acabará definiendo tanto como nuestra ropa.

Existen distintos trucos para que nuestra pequeña casa parezca más grande. Se puede jugar con los muebles, las telas, la luz o la disposición de los elementos de la vivienda. En este caso, trataremos algunas ideas útiles sobre cómo usar los colores para decorar casas de dimensiones reducidas, que permitirán que nuestra casa parezca más grande y cobre vida.

Se trata de una serie de consejos para que nuestra casa armonice con nuestro mobiliario, su orientación o simplemente con nosotros mismos, al mismo tiempo que visualmente parezca más amplia. Nuestra casa, nos quedará como un guante.

Ideas para usar los colores en casas pequeñas

De manera general, debemos entender que la luz amplia los volúmenes, por lo que debemos aprovechar los colores claros para evitar que los espacios pequeños lo parezcan. Podemos seguir estos sencillos trucos para conseguir que nuestra casa parezca más grande utilizando los colores:

-Los colores brillantes y satinados amplían visualmente las habitaciones.

-El papel pintado o vinílico con franjas verticales ayuda a elevar los techos bajos, proporcionándonos estancias más desahogadas.

-Blanco y negro son apuestas seguras de elegancia, pero el tamaño de los espacios disminuye si abusamos del negro. Es mejor usarlo en mobiliario o complementos, como cojines, lámparas, mesas...

-Las paredes de ladrillo en casas pequeñas hacen la habitación más pequeña, pero si queremos aprovechar el espacio y la textura del ladrillo, podemos usar esmaltes para dar un acabado claro a la pared.

-Un salón con proporciones equilibradas gana en amplitud si tratamos una de las paredes de manera diferenciada, pintándola con colores cálidos o colocando papel pintado con estampados.

-Un espacio pintado únicamente con colores cálidos hace que la habitación parezca más pequeña. Es mejor equilibrarlo con alguna superficie blanca.

-Las puertas de baños pequeños podemos tratarlas como una pared más. Lacar en blanco una puerta de madera de un aseo nos permite aumentar su espacio.

-Usar mobiliarios de colores neutros (toda la escala de grises, desde el blanco al negro) evitan reducir aún más los espacios pequeños.

-Un pasillo estrecho se ensancha si pintamos el rodapié tiene el mismo color que la pared.

Como vemos el color nos permite actuar sobre la percepción y lo hace de una manera sencilla, impactante y económica. Podemos jugar de numerosas maneras para conseguir lo efectos deseados, es decir, lo importante es tener claro el objetivo y siempre valorar diferentes opciones.