El extraño bautizo del Príncipe Jorge de Inglaterra: ausencias, regalos raros, críticas...

María Fernández

El bautizo del Príncipe Jorge ha sido casi visto y no visto lo que es poco usual para un evento real. Kate Middleton y el Príncipe Guillermo querían que fuera una ceremonia íntima y familiar, y vaya si lo han conseguido.

Gran Bretaña tenía depositada bastante expectación en el acontecimiento, ya que hubo gente que incluso desafió el frío y se agolpó durante días a las puertas de la capilla real del Palacio de S. James donde se ha celebrado el bautizo. Sin embargo, tantas ganas se habrán visto frustradas cuando los británicos han tenido que limitarse a ver la llegada y salida en coche de los escasísimos invitados. Solo 22 asistentes, entre los que se incluyen la familia, amigos y padrinos del niño, han sido testigos del bautismo oficiado por el arzobispo de Canterbury. Una de las grandes ausencias ha sido la de la novia del Príncipe Harry de Inglaterra, Cressida Bonas, con la que se podría casar en breves.

El bautizo del Príncipe Jorge

Apenas ha habido cobertura mediática. La cadena pública británica, BBC, se limitaba a retransmitir en directo escasos minutos a las puertas de la iglesia. De esta forma, hemos podido ver brevemente el look poco acertado de Kate Middleton. Igualmente, los medios internacionales no se han hecho demasiado eco de la ceremonia.

Tampoco las redes sociales han hablado mucho del tema ya que ni siquiera a nivel de Reino Unido ha conseguido posicionarse como Trending Topic. De hecho, muchos tuiteros se han preguntado cómo ha podido crearse tanta expectación con un bautizo que está costando tanto dinero, aunque se ha anunciado que ha sido low cost.

A pesar de todo, el príncipe Jorge ha podido dormir tranquilo porque seguramente ha recibido el regalo que llevaba soñando toda su corta vida. El conde Tibor Kalnoky, un amigo de su abuelo, le ha regalado una pradera en Rumanía. ¡Justo lo que el niño quería!