Más que un posado, un posadísimo: Letizia lo tenía todo controlado

Pedro Oliver

Los Príncipes de Asturias con sus hijas

Los Príncipes de Asturias posaron para los medios como es habitual durante sus vacaciones de verano en Palma de Mallorca. Una costumbre que también es muy común en otras familias reales. Pero el posado de los Príncipes de Asturias tiene algo especial, y todo gracias a la cabeza pensante de Letizia.

Cada año buscan entornos diferentes, promocionando realmente, los distintos entornos de los que uno puede disfrutar de la isla. En esta ocasión, el destino elegido fue la sierra de Tramuntana, muy cerca de la zona afectada la pasada semana por un estremecedor fuego.

Pero lo que de verdad llama la atención, ha sido la planificación del mismo por la Princesa Letizia. Y es que ha elegido hasta el último detalle para que todo saliera a la perfección. Sin duda, su paseo por la granja de Esporles incrementará el turismo tras la visita de los Príncipes y las niñas. Una finca que cuenta con un gran historia donde hay desde una cascada del manantial, que surtió en la época árabe y sirvió para producir electricidad a principios del siglo XX, una casa museo que recrea cómo era la vida en siglos anteriores y un jardín botánico.

La Princesa Letizia: la mejor embajadora de Mallorca

Esta visita es un guiño a Mallorca y a los mallorquines. Algo que suena raro, ya que siempre se ha dicho que a Letizia no le gustaba la isla. Pero con esto, queda claro que está encantada con su residencia vacacional.

El posado no ha pasado desapercibido para nadie, y muchos son los que se han pronunciado. Como es el caso de Carmen Rigalt, que ha destacado el gran parecido entre la Infanta Leonor y Letizia. Además, la Infanta Leonor parece haberle cogido gusto a esto de las fotografías, ya que se quedó posando sola en una balconada mientras el resto de la familia se alejaba.

Como no podía ser menos, la entrada a la granja corrió de cuenta de los Príncipes, en este caso de la Princesa Letizia. La visita fue toda una sorpresa para el dueño, el cual no se esperaba la presencia de la familia real.

En definitiva, el posado de los Príncipes de Asturias y sus hijas fue una agradable jornada, en la que, tanto Leonor, como Sofía, disfrutaron del entorno y la naturaleza. Y todo gracias a su madre, la Princesa Letizia.