Carnaval de Venecia: máscaras y trajes de época en la ciudad de los canales

Son los más famosos del mundo junto con los de Río de Janeiro

Patricia Garcia Herrero

El Carnaval, como fiesta a nivel mundia, no puede ser concebido sin el tradicional Carnaval de Venecia. La ciudad de los canales, famosa ya en sí misma en todo el globo, puede presumir de tener los carnavales más sofisticados y elegantes de hoy en día, y uno de los más antiguos.

Los orígenes de esta popular celebración se remontan al siglo XIII, aunque ya hay referencias escritas al término ‘carnavale’ en el año 1094, cuando los gobernantes de la ciudad dieron permiso al pueblo llano para celebrar unos días de fiesta.

El primer documento oficial en el que aparecen reflejado el Carnaval de Venecia data del año 1296, cuando el entonces Senado de la República de Venecia declaró como festividad pública el día anterior al inicio de la Cuaresma. 

Los venecianos han vivido la evolución de su Carnaval a lo largo de la historia, incluyendo prohibiciones como la que estableció Napoleón Bonaparte durante la ocupación de Venecia por parte de los franceses. 

El Carnaval de Venecia en la actualidad

Hoy en día, el Carnaval de Venecia es uno de los más famosos del mundo. Tras dos siglos de prohibiciones, la celebración fue recuperada por la iniciativa de asociaciones vecinales el año 1979, hasta llegar a nuestros días.

Durante dos semanas, venecianos y visitantes pueden participar en la multitud de actividades carnavalescas que se celebran en las calles y canales, o en los bailes y concursos de disfraces de los antiguos palacios señoriales.

Como punto destacado de las fiestas, el famoso ‘Volo dell’Angelo’, donde un acróbata desciende por una cuerda desde el campanario de San Marcos hasta el Palacio Ducal. Su origen se remonta al siglo XVI, cuando fue realizado por primera vez por un acróbata turco.

Carnaval de Venecia: máscaras y trajes repletos de historia

Sin duda, uno de los elementos más característicos de este Carnaval son las tradicionales máscaras. En su origen, las lucían los aristócratas de la ciudad para mezclarse con el pueblo. Su uso, no siempre con motivos festivos, ha suscitado la imposición de diversas normativas a lo largo de los siglos.

Los disfraces de hoy en día son en realidad trajes de época del  siglo XVII  veneciano, algunos originales y otros inspirados en la moda de la época, lo que hace de ellos casi verdaderas obras de arte, muy alejados al concepto de carnaval de otros países.

Tanto los disfraces como las máscaras eran utilizados antaño como una forma de ocultar por unos días de diversión y desenfreno el estatus social de los habitantes de la ciudad de los canales.