Risotto de calabaza

Napoleón Fernandez
  • 200 ml. vino blanco
  • 2 cucharadas aceite de oliva
  • 360 gr. arroz
  • Una pizca sal
  • Una pizca curry
  • Una pizca pimienta blanca
  • 3 ajos
  • 1 litro caldo de verduras
  • 1 puerro
  • 350 gr. calabaza
  • 80 gr. queso parmesano
  • 3 lonchas jamón serrano
  • Una pizca comino molido
 Risotto de calabaza


- Pela la calabaza y trocéala en daditos, salpiméntala al gusto y rehógala en una cazuela con un poco de aceite a fuego lento. Ve moviendo de vez en cuando e incorpora un poco de caldo si lo consideras oportuno para mejorar su cocción. Cuando empiece a estar tierna y no haya jugo, incorpora el puerro, los ajos tiernos y las especias. Rehoga a fuego lento unos 10 minutos más.

- A continuación, pon a calentar el caldo en un cazo o en el microondas y seca las lonchas de jamón. Lo más fácil es que las pongas en un plato en el microondas. Aproximadamente en dos minutos a máxima potencia estarán crujientes. Reserva.

- Incorpora el arroz (que sea arborio o carnaroli) a la cazuela de la calabaza y tuéstalo hasta durante un par de minutos. Incorpora entonces el vino blanco (puedes usar también cava brut), sube a fuego medio y deja evaporar.

- Empieza entonces a regar el arroz con el caldo, un vaso o un cucharón cada vez. No viertas el segundo vaso hasta que el primero se haya absorbido y ve moviendo de vez en cuando para que tome la textura del risotto.

- Cuando incorpores la última ración de caldo, añade el parmesano antes de que se haya absorbido completamente, pero comprueba que el arroz está en su punto de cocción. Si nosí, añade una tanda más de caldo. Una vez incorpores el queso, mezcla bien con el arroz, tapa, apaga el fuego y deja reposar un par de minutos antes de servir.

- Rompe el crujiente de jamón en pequeñas virutas para servir sobre el Risotto de calabaza.

Sirve el risotto como prefieras, dándole forma con un aro de emplatar o tal y como se posa en el plato al servirlo. Espolvorea las virutas de jamón crujiente y sirve enseguida.