Niños obesos y sedentarios

La obesidad infantil es uno de los temas que más nos preocupan actualmente. Existen datos alarmantes sobre el aumento del sobrepeso y obesidad en los niños, por ejemplo, en España los casos han aumentado un 35 por ciento de media en los últimos años. Aunque el exceso de alimento y las dietas insanas parecen ser la causa fundamental de sobrepeso y obesidad infantiles, tendríamos que tener en cuenta también cuál es el ritmo de vida y de ejercicios de nuestros hijos.

Niños obesos y sedentarios
Cada vez más profesionales e instituciones trabajan para concienciarnos sobre este grave problema de salud y aconsejarnos sobre buenos hábitos de alimentación en la familia y en la escuela. Para evitar el riesgo de que nuestros hijos puedan convertirse en obesos, debemos tener cuidado desde los primeros años de la infancia en el que se suelen poner las bases para una correcta alimentación e ir supervisándola en los años sucesivos.

Ocio infantil no es comer


Gran parte del tiempo de ocio de nuestros hijos suele ir asociada al consumo de refrescos y comida poco saludable por el tipo grasas y azúcares que contiene... Y, muchas veces, los padres debemos ir a contracorriente en esta sociedad de exceso y consumo incontrolado en todos los ámbitos, ya que nosotros somos los responsables últimos de su alimentación y educación.

Debemos enseñarles a ser equilibrados, la ingesta de calorías debe ser proporcional al desgaste de éstas en la actividad diaria. Un desvío puntual de la dieta ideal, no tiene demasiada importancia, pero dar rienda suelta de manera habitual a los caprichos, sí la tiene.

Erróneamente, muchas veces dejamos que los niños elijan su alimentación entre todo tipo de ofertas no recomendables: que si un dulce, un zumo o batido, algo de bollería industrial..., pero es nuestro deber mostrarles un abanico de alimentos saludables entre los que ellos puedan elegir, por ejemplo: un plátano, un bocadillo de queso o embutido, un yogur, o incluso, un bizcocho casero o el típico pan con chocolate para la merienda. ¡En la variedad está el gusto!, una comida sana no tiene porque ser monótona, recurrir siempre a lo fácil o rápido, puede acabar pasándonos una factura demasiado elevada.

Más ejercicio físico para combatir la obesidad infantil


Aunque el exceso de alimento y las dietas insanas parecen ser la causa fundamental de sobrepeso y obesidad infantiles, tendríamos que tener en cuenta también cuál es el ritmo de vida de nuestros hijos.

Yo recuerdo que, cuando yo era pequeña, íbamos al colegio andando, o corriendo si llegábamos tarde; ahora mis hijos van en coche porque mi marido les deja de camino al trabajo; jugábamos, en la calle o en el parque más cercano a nuestra casa, a juegos con mucha actividad física como el fútbol, la comba, el rescate o el escondite con otros niños del barrio. Actualmente, esta tendencia ha cambiado. Aunque nuestros hijos siguen teniendo la necesidad imperiosa de moverse, los padres ya no solemos fiarnos de que jueguen en la calle o sin nuestra supervisión, así que optamos por un tipo de juego más individual y sedentario que pueda realizarse, sin problemas, y en casa. Se trata de un ocio pasivo como jugar a la consola o ver la televisión.

La falta de actividad física parece otra de las causas fundamentales que explican el sobrepeso y el aumento de la obesidad en la edad infantil, y por supuesto también en la edad adulta. Se trata de una enfermedad muy seria que, en muchas ocasiones, se agrava y persiste durante la juventud y madurez. Puede tener graves consecuencias a nivel tanto físico como emocional: los niños obesos son víctimas, muchas veces, de la exclusión de sus compañeros, del sentimiento de inferioridad o de la depresión. ¡No dejemos que esto suceda!

Volvemos pues a insistir en la creación de hábitos saludables como la práctica de algún deporte. Quizás podríamos hacer el esfuerzo de ponernos en forma con nuestros hijos 2 ó 3 días por semana: ir a correr juntos, montar en bicicleta, jugar tenis, bailar o caminar... ¡nos vendría de perlas a todos! Pienso que el prevenir la obesidad de nuestros hijos depende mucho más de nosotros que de las instituciones públicas, así que, ¡manos a la obra!

Patro Gabaldón  •  sábado, 24 de octubre de 2009

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • Kuky
    Kuky

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    27/10/2009 12:13

    Es verdad que muchos problemas de salud como la obesidad de los niños se ven venir desde un principio a través de los hábitos de nuestro hijo. Si no se ponen remedios cuanto antes, estaremos siendo negligentes en nuestra tarea como padres.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x