Las peleas entre madre e hija y la mitología griega

Maria Clara
Las peleas entre madre e hija, uno de los conflictos más comunes en la familia tiene explicación en la mitología griega. Tranquila que no es una problema solo tuyo ni de los días de hoy. Los griegos en la antigüedad lo han dejado todo muy bien explicado en el mito de Perséfone y Démeter, que nos cuenta cómo madre e hija para despertar y crecer han de hacer cada una su proceso de separación y de duelo, encontrándose con ellas mismas.

Démeter es la Diosa de la Tierra, a ella hacían ofrendas los griegos para pedir una buena cosecha. Es una de las Diosas con las que Zeus tuvo hijos, en este caso una hija, Perséfone. Cuando era una joven doncella, inocente e irresponsable, le llamaban la Koré. Siendo Koré, fue raptada por Hades, hermano de Zeus y rey del inframundo, al que los griegos también llamaban genéricamente el hades.

Madre e hija peleando
Démeter, muy orgullosa y apegada a su hija, se puso furiosa cuando se enteró del rapto y fue a exigirle a Zeus que hiciera algo para que Hades la devolviera a la Tierra. Zeus no le hizo caso porque pensaba que Hades era un buen partido para su hija, ya que después de todo era su hermano y tenía unos bastos dominios sobre los cuales reinar.

Démeter no aceptó y, furiosa, provocó una gran sequía en la Tierra. Presionado por la inminente muerte de los mortales humanos, Zeus claudicó y mandó a su hijo Hermes a rescatar a su media hermana del inframundo.

Antes de regresar a la Tierra, Hades le dio unos granos de granada que ella se comió. Cuando Démeter volvió a ver a su hija, lo primero que le preguntó fue que si había comido algo en el hades (inframundo). Ella dijo que sí, pero mintió a su madre al decir que Hades la obligó. Por haber comido aquellos granos de granada estaba obligada a volver periódicamente al inframundo.

Los griegos dividían el año en solo tres estaciones y la Koré tendría que pasar una de ellas en el hades y las otras dos con Démeter en la Tierra. Es allí cuando deja de ser Koré y pasa a ser Perséfone. Se vuelve entonces la reina del hades y sirve como guía a todos los personajes ilustres que visitan el inframundo. Allí comienza a tener responsabilidades. Con el tiempo aprende muchas cosas y encuentra en Eros el amor verdadero. Afrodita se lo disputa y Zeus resuelve la disputa disponiendo que Eros pase una estación con cada una de las dos y la tercera la pase solo.

La separación de la madre Démeter es un resumen perfecto de del origen de los conflictos entre madre e hija. Perséfone, la hija quiere tener responsabilidades, buscar el sexo y el amor verdadero lejos de la madre en el inframundo de la vida.