Unos días para descubrir las cervezas del mundo en la 'Feria de la Cerveza de Madrid'

¡Cuánta sabiduría demostraron tener los egipcios! No sólo por todos los avances por todos conocidos, en los que hoy precisamente no vamos a ahondar...Nos vamos a referir a una de sus bebidas favoritas, a la cerveza. La receta más antigua de cerveza que ha llegado a nuestras manos data del siglo III -aunque la cerveza es muchísimo más antigua, de en torno al 3.500 a.C.-, la encontramos en el Papíro de Zósimo de Panápolis. El secreto que guarda este manuscrito es que los egipcios fabricaban su cerveza a partir de pan de cebada, dejándolo fermentar en agua.

Y más o menos desde el 2400 a.C. queda constancia de lo mucho que los españoles disfrutábamos, y seguimos disfrutando, de la cerveza. Y es que, curiosamente, los restos más antiguos de producción de cerveza que hay en nuestro continente los encontramos en nuestro país, en un pequeño yacimiento del valle de Ambrona, en Soria.

Cartel del la Feria
Y hasta España vuelven durante estos días aquellas 'tradiciones' del pasado, en las que, posiblemente y así han imaginado muchos, un cúmulo de gente disfrutaba unida de la cerveza en un lugar común. Ese lugar no está en Alemania, ni durante su famoso Oktoberfest. Desde ayer y hasta el próximo 7 de noviembre está en la Plaza de Toros de las Ventas, que celebra por segundo año consecutivo la 'Feria de la Cerveza de Madrid'.

Cervezas de Bélgica, Australia, Alemania, Irlanda...y de multitud de países que se unirán a las del nuestro, para poder degustarlas con total libertad, por supuesto con comida para acompañarlas. Y entre cerveza y cerveza y pinchito y pinchito, no faltará la música en directo en una carpa climatizada que se ha instalado en el interior de la plaza, para no tener que sufrir las desavenencias temporales que se avecinan para el fin de semana.

Cervezas de todos los colores y sabores


Y no sólo la variedad viene marcada por las diferentes nacionalidades de la cerveza que vas a poder encontrar allí, este producto se puede elaborar de múltiples formas, lo que da lugar a gran cantidad de texturas y sabores. Si tienes dudas de cuál elegir, nosotros te enseñamos las diferencia entre unas y otras.

Por ejemplo, no sólo a partir de la fermentación de la cebada podemos conseguir cerveza. Las hay hechas a base de trigo, de mijo, e incluso de arroz, muy común en algunos países asiáticos.

Los sabores también son diferentes según el tiempo de fermentación. La fermentación baja (la que llaman de tipo lager) como el buen vino, hay que dejarla reposar, aunque no tanto como éste, suele estar almacenada entre tres semanas y tres meses. Tiene un sabor más suave, es la que más acostumbrados estamos a ver en el mercado. Pero para los más valientes, está la cerveza de fermentación alta (la que llaman de tipo ale). Ésta puede servirse a los pocos días de haber concluido su fermentación. No te asustes si al pedir una cerveza de este tipo te la sirven más caliente, porque es costumbre hacerlo. Es cerveza para osados, para los que les guste probar nuevos sabores, más fuertes.

Pero desde luego, la diferencia más palpable está en el color. Según el grado de tostado de la malta, puede surgir la cerveza blanca y la cerveza negra. Cuánto más tostada esté, más oscura será la cerveza y en consecuencia, un sabor cada vez más especial, como el de la cerveza Guinness, toda una experiencia a probar.

Ahora puedes aprovechar para descubrir todos estos sabores en un ambiente muy amable y cervecero. De jueves a domingo, los jueves y viernes a partir de las siete de la tarde y los sábados y domingos desde las 12 del medio día, para disfrutar desde bien prontito de esta fiesta.

Alexandra H. Gail  •  viernes, 29 de octubre de 2010

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x