El regreso al trabajo tras la maternidad

Tras el nacimiento de tu hijo y posterior periodo de lactancia llega el momento de volver al trabajo, bien porque el permiso de maternidad de tu actual empresa está a punto de acabarse o bien porque necesitas trabajar para afrontar económicamente los nuevos gastos que origina tu bebé. En todo caso, volver a la rutina del trabajo y tener que dejar a tu hijo en manos de otras personas supone un desgaste emocional, físico y psicológico muy fuerte que no todas saben superar. Veamos cómo hacerlo más llevadero.

Tomar una decisión


Volver al trabajo tras dar a luz
La decisión de reincorporarte al trabajo o quedarte en casa afecta a tu familia, pero sobre todo a ti que eres la mayor implicada, por lo que lo importante es que seas consciente de lo que realmente deseas hacer y a partir de esta premisa tendrás que crear unas metas (plan de acción) para llegar a poder hacer lo que deseas. También tienes que establecer unas prioridades en tu vida acorde a tus valores y sobre todo disfrutar, porque te lo mereces, de una vida plena en el ámbito familiar y laboral, sin sentirte culpable por las decisiones que has tomado.

Qué dice la Ley del Trabajo


En España, la Ley reconoce un permiso por baja maternal de 16 semanas ininterrumpidas, que se amplían en dos más por cada hijo en caso de parto múltiple (18 semanas si son gemelos, 20 semanas si son trillizos...). La madre obligatoriamente tomará seis tras el parto para recuperarse físicamente, en cambio las otras 10 se pueden disfrutar antes o después del nacimiento. Las puede coger el padre o la madre si ambos trabajan, o de forma conjunta (5 semanas cada uno). El padre tiene un permiso de paternidad de 15 días, independiente del de la madre. La trabajadora también tiene derecho a disfrutar las vacaciones después de su baja maternal, incluso aunque haya terminado el año natural al que correspondan.

Conciliación familiar y laboral


Después de la baja maternal los trabajadores con niños pequeños gozan de algunas ventajas (reducción de jornada, excedencias...) que les ayudan a hacer compatibles la vida familiar y laboral. La mayoría de estos derechos figuran en el Estatuto de los Trabajadores y sus sucesivas modificaciones como, por ejemplo, la Ley de Igualdad de marzo de 2007, pero también conviene que consultes el convenio colectivo de tu empresa o el sector laboral al que pertenece tu empresa, porque a veces incluyen mejoras. Así, negociando con tu empresa podrás compatibilizar el cuidado de tu bebé con tu carrera profesional, al menos en parte.

La realidad social


En muchas ocasiones a la mujer trabajadora se le ponen ciertas trabas en el ámbito laboral para que se pueda llevar a cabo su doble función social de madre y de trabajadora. Hoy en día aún existen algunas empresas con nulas políticas conciliatorias donde se condiciona el trabajo de la mujer a su posible maternidad. Además es muy frecuente en el ámbito empresarial que no se de la flexibilidad suficiente para hacer compatible el trabajo y la familia. Y a nivel de organismos públicos faltan servicios sociales y a la comunidad que ayuden a criar a niños pequeños: pocas guarderías públicas, malos horarios, etc.

Rosa Ruiz  •  viernes, 4 de junio de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x