10 consejos para evitar conflictos con los jefes

10 consejos para evitar conflictos con los jefes

Los conflictos entre jefe o jefa y trabajador son fuente de estrese y muchos dolores de cabeza en el día a día laboral de la mujer. La mayoría de las veces los problemas son generados por diferencias tales como remuneración, productividad, conciliación de la vida laboral y familiar y las condiciones generales de trabajo de la mujer.

No obstante, otra fuente de conflictos con nuestros jefes es cuando deseamos participar en los procesos de toma de decisiones que pueden afectarnos directa o indirectamente y no nos hacen caso. Muchas veces, la trabajadora acaba asumiendo el papel de víctima subordinada a los deseos y caprichos de los jefes líderes.

El jefe que administra bien los conflictos en la empresa debe ser una persona siempre presente, siempre disponible, ha de saber escuchar y ha de estar dispuesto a formar (e informar) permanentemente a sus subordinados, de cara a que sea una persona cercana y razonable. Si no hay esta comunicación entre el jefa y los subordinados, no habrá confianza para poderle plantear los asuntos más difíciles que siempre surgen en el día a día laboral.

Un jefe con futuro debe generar un ambiente tolerante al error, un ambiente confiable que evite que las trabajadoras se sientan intimidadas a la hora de actuar.

10 consejos prácticos para evitar conflictos con los jefes

1. No eres la dueña de la verdad. Aprender a valorar la opinión de las personas con más experiencia. No puedes estar en una disputa eterna de quien tiene la razón, tú o tu jefe. No se trata de creer que siempre tienes la razón en el trabajo.

2. No maximizar problemas pequeños. Si el problema tiene solución para que preocuparse. Si el problema no tiene solución, ya está resuelto porque ya no se puede hacer nada. Los problemas son tan grandes o pequeños como tú desees que sean. En caso tener algún contratiempo, trate de encontrar soluciones antes de llevar los problemas a tu jefe. Seguro que el jefe quiere a subordinados que les aporten soluciones, no una colección de problemas. Contribuya con nuevas ideas.

3. No seas el juez de tu lugar de trabajo. No esté juzgando permanentemente a los demás colegas. Harán lo mismo contigo.

4. Antes de hablar, piensa. No abra la bota y después reflexione sobre la estupidez que acabas de decir. Hablar con calma le dará la sensatez necesaria para desarmar a su jefe, la decencia no pelea con nadie.

5. Todos tenemos días malos, sea el jefe como las subordinadas. Entienda que si nosotras tenemos días duros, el jefe también lo tendrá. Hay días que los mejor es estar callada y alejada.

6. Un buen truco es regalar una pequeña victoria al jefe. A veces es bueno hacerle creer que ha ganado. Los jefes se quedan contentos, sin embargo la victoria final será tuya.

7. No se sienta siempre la ofendida por pequeñas bromas y tonterías. Tu jefe, es tu JEFE, no es tu padre. Y le pagan y exigen para que mande y ejecute bien su trabajo.

8. No hable mal de sus jefes con nadie. Nunca. Y se le ocurre hacerlo, que sea con alguien de fuera y, muy lejos de su empresa. Hay muchos colegas de trabajo muy poco confiables.

9. Las buenas relaciones entre jefe y subordinado acaban bien si empiezan bien. No tomes intimidad con tu jefe, háblale de manera educada y digna. Así le enseñara y marcarás la pauta de cómo quiere ser tratada desde un principio de la relación laboral.

10. Si quieres un buen futuro laboral y en paz, repita conmigo: nunca iré a la cama con mi jefe, nunca iré a la cama con mi jefe, nunca iré a la cama con mi jefe...

Ana Rosa  •  jueves, 19 de septiembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x