Hacer topless, en decadencia y prohibido según dónde

¿Pensando en quitarte el bikini? ¡Mucho cuidado!

Napoleón Fernandez

El topless sigue siendo actualmente objeto de polémica y debate. Quitarse la parte de arriba del bikini todavía supone un problema para muchas mujeres, que o no se atreven o se reprimen por su entorno. Si a esto le añadimos la creciente tendencia conservadora y la legislación de muchas playas donde el topless está prohibido, nos encontramos con un retroceso en una tendencia que parecía no tener vuelta atrás.

La tradición del topless

El topless empezó a popularizarse a finales de los años 60 cuando los movimientos feministas adquirieron una gran relevancia. Poder tomar el sol con el pecho descubierto suponía todo un logro en la lucha por la igualdad de género. Y fue en las playas de Francia en la Costa Azul donde se empezaron a ver las primeras mujeres tomando el sol en topless. Sin embargo, ya en los años 30, Gala, la musa de Dalí había transgredido las costumbres puritanas haciendo topless en las playas de Torremolinos.

En España, sobre todo en la costa mediterránea el topless es una costumbre tan extendida que no supone ni un escándalo ni un dilema moral para casi nadie. Y decimos casi nadie, porque de todo hay. Los jóvenes tienen una tendencia ideológica más conservadora que las generaciones anteriores, en contra de lo que debería esperarse. Y las más jóvenes consideran inadecuado quitarse la parte de arriba del bikini en presencia de familiares o amigos. Lo mismo ocurre en Francia, donde el destape playero está dejando paso al recato y cada vez se ven menos mujeres haciendo topless. No deja de sorprendernos esta vuelta atrás en algunas zonas costeras mediterráneas.

Los peligros del topless

Menos nos extraña la persecución que sufren en EEUU las mujeres dispuestas a hacer topless en la playa. En el país americano hay una gran cantidad de estados donde está rigurosamente prohibido incluyendo elevadas sanciones para quien no cumpla la ley. Todos recordamos el escándalo generado hace unos años cuando Janet Jackson mostró uno de sus pechos en una actuación durante la Super Bowl. Por eso hay movimientos como Go Top Less que promueven manifestaciones de protesta contra lo que consideran un atentado contra su libertad.

Y es que el tan ansiado bronceado sin marcas puede traer algunos problemas legales según dónde estemos. Ni la imagen de un mito erótico como Brigitte Bardot saliendo del agua sin la parte de arriba del bikini, ni la promoción de una modelo como Kate Moss amante del topless puede hacer que los sectores más conservadores dejen de considerar esta práctica como indecorosa.

Lo mismo ocurre en Brasil, un caso sorprendente, si tenemos en cuenta que es uno de los países que más se asocia con las playas, el sol, los bailes y la liberación sexual. Pues bien, en las playas de Brasil podrás encontrar multitud de mujeres tomando el sol con un tanga de hilo dental, pero no con los pechos descubiertos.

Así que si eres de las que buscan un bronceado homogéneo y no tienes reparos en hacer topless, si vas a viajar, entérate antes de la legislación del país al que vas para no tener problemas.

Puedes leer más artículos similares a Hacer topless, en decadencia y prohibido según dónde, en la categoría de Vacaciones en Diario Femenino.