Adiós a las marcas con los bikinis que dejan pasar los rayos de sol

Napoleón Fernandez

Ponerte morena sin dejar zonas blancas en tu piel. Ese es el objetivo de cualquier amante del bronceado. Pero si no te atreves con el nudismo y el topless no es lo tuyo estás de suerte, porque la novedad son los bikinis que dejan pasar el sol. Si, tal y como te imaginas, ahora puedes tomar el sol con tu bikini puesto y terminar las vacaciones con un bronceado homogéneo.

No más culo blanco

Nomasculoblanco.com es el curioso nombre que le han dado a esta línea de baño que incluyes bikinis, pero también bañadores para hombre y hasta una colección para niños.

Se trata de una colección de baño del fabricante británico KINIKI, que ha patentado este especial tejido denominado Transol que deja pasar un 80 % de los rayos solares.

Con este tejido, compuesto de millones de microperforaciones en forma de diamante puedes disfrutar tomando el sol con tu bikini puesto y obtendrás igualmente un moreno integral. Algunas recomendaciones nos llegan desde los distribuidores de estos bikinis, como la advertencia de no dejarse llevar por la primera impresión. Pues a simple vista, y quitados, estos bikinis parece que son casi transparentes y que no van a dejar nada a la imaginación. Todo lo contrario, en contacto con la piel, el tejido se conjuga perfectamente con la piel y lo único que deja pasar son los rayos solares, no las miradas indiscretas.

Estos bikinis fabricados con tejido Transol tienen múltiples ventajas añadidas a la de que dejan pasar los rayos solares. Se trata de un tejido elástico que resiste al cloro, al agua del mar y a las cremas solares, puede lavarse en la lavadora y se seca mucho antes que un bañador normal, con lo que puede evitar algunas de las típicas infecciones de verano producidas por la humedad del bañador.

Precaución en todo momento

Este bikini que deja pasar el sol va a convertirse sin duda en el mejor aliado de tu bronceado, pero no puedes olvidar en ningún momento tomar las precauciones debidas frente al sol. Para prevenir cualquier daño producido por los rayos ultravioletas es preferible que no tomes el sol en las horas de máxima radiación, esto es, entre las 12:00 horas y las 14:00 horas, y que no olvides ponerte tu crema protectora en toda la piel, incluso en las zonas que quedan cubiertas por el bikini.

Tendrás que elegir bien tu crema protectora con un filtro solar adecuado a tu tipo de piel y recuerda extendértela por todo el cuerpo media hora antes de tumbarte bajo el sol. Resulta necesaria una nueva aplicación de la crema cada 2 horas o después de un baño prolongado. Estas son las precauciones fundamentales que todas deberíamos tomar en nuestros días de playa, pero que no siempre seguimos.

Desde aquí insistimos en la importancia de una meticulosa protección para evitar los daños producidos por el sol, que no deja de ser el mayor enemigo para nuestra piel y para nuestra salud si nos exponemos demasiado a él.