Sofía de Grecia: el adiós de una reina discreta y elegante

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

6 de junio. La mujer del día es hoy Sofía de Grecia, más conocida como la reina Sofía, que ha dejado de ser esa reina querida y discreta tras la abdicación esta semana del rey Juan Carlos I. Posamos la mirada en esta mujer casi desconocida que destaca por su discreción y elegancia silenciosa.

La reina Sofía; una mujer discreta y paciente

Sofía de Grecia y Dinamarca conoció a Juan Carlos de Borbón en la boda de los duques de Kent en 1961. Y por aquello que dicen que de una boda sale otra boda, Sofía y Juan Carlos se casaron un año después en Atenas. Su vida como princesa y como reina no ha sido precisamente fácil, ya que su familia tuvo que abandonar Grecia y su lugar como reina de España tampoco estuvo asegurado hasta el último momento.

Sin embargo, Sofía siempre ha dado muestras de un carácter paciente y ha sabido superar los obstáculos con discreción y elegancia. Últimamente ha sido cuando ha empezado a dar muestras de cierta autonomía actuando de forma independiente ante los escándalos que han salpicado a la Casa Real a causa de los problemas judiciales de Iñaki Urdangarín y de los rumores de infidelidad de su marido, el rey.

La reina Sofía es una reina querida y admirada por ejercer su papel con profesionalidad, pero también por ser una mujer solidaria y comprometida con causas sociales que nos importan a todos. Es bien conocido su apoyo a la infancia y a la mujer, aunque su faceta solidaria más pública es la de la protección de la naturaleza y su amor por los animales.

Por haberse mantenido siempre en un discreto segundo plano, acorde a su papel de reina consorte, hay aspectos desconocidos de esta mujer que nos sorprenden. Y es que Sofía de Grecia es una de las mujeres más influyentes del mundo asidua a las reuniones del Grupo Bilderberg. También es una mujer sensible amante de las artes y con una preparación intelectual poco habitual en una reina.