Vestidos cortos de entretiempo: cómoda y atractiva al mismo tiempo

Beatriz Iznaola

 Vestidos entretiempo

No hay mejor época del año para lucir un vestido corto bonito, cómodo y fresquito que en entretiempo. Con este término nos referimos a las estaciones del año en las que no hace ni frío, ni calor, por lo general, primavera y otoño. Los vestidos cortos de entretiempo son la elección perfecta para tardes de paseo o noches de cóctel, no pasarás calor, lucirás elegante y además irás cómoda. 

Vestidos cortos de entretiempo

En las épocas de entretiempo los vestidos que más se llevan son los cortos, por eso vamos a dedicar este artículo a hablar de este tipo de vestidos. Los vestidos cortos, por definición, son elegantes y llamativos. Cuando mencionamos el concepto corto no estamos hablando de prendas con las que enseñemos más de lo que se suele enseñar, es decir, hablamos de vestidos por encima de la rodilla, a una altura considerable.

¿Por qué elegir un vestido corto? Por la frescura y la sensualidad que nos aporta. Así, los vestidos cortos de entretiempo que más se llevan son los que tienen estampados. Son divertidos, bonitos y pueden servirnos para todo tipo de eventos. Lo más común es que vayas a dar un paseo, a una cena o a trabajar, pero no es muy habitual acudir con este tipo de vestidos a una cita especial. 

Para eventos importantes es recomendable que luzcas un vestido corto negro, pues son elegantes y formales por sí mismos, lo cual siempre es una ventaja. Puedes elegir uno con vuelo, más ancho por las caderas que por el pecho o, bien, elegir uno que sea entallado, así remarcarás todas tus curvas. Los vestidos con escote también son muy utilizados en estas fechas, pues el calor comienza a apretar fuerte y hay que buscar maneras de evitar los sofocos.