Educar para la convivencia: en vacaciones, los niños también colaboran en casa

Plan Familiar estival

Llegó el verano y con él las vacaciones escolares. Ahora tus niños disponen de mucho más tiempo libre, de horas muertas y vacías, donde muchos niños las llenan viendo la televisión compulsivamente o jugando al ordenador horas y horas, con la excusa de que ya no tienen clase ni tampoco deberes o tareas escolares. Un ocio pasivo que puede ser si no peligroso sí preocupante, pues los padres continuamos con nuestra jornada laboral la mayor parte del verano y vemos cómo el caos va invadiendo el hogar, sin saber ponerle freno ni conseguir el orden y organización deseados.

Una de las soluciones para ocupar ese ocio pasivo e inactivo es apuntar a los niños a actividades extraescolares: escuelas de verano urbanas, clases de natación u otros deportes, academias de idiomas, de refuerzo escolar... las opciones son variadas y para todos los gustos y edades, pero éstas no ocupan todo el tiempo del día.

Otra opción son los campamentos de verano, donde durante varios días los niños aprenderán a convivir con personas que no son de su entorno, harán amigos nuevos, y les hará madurar con las múltiples experiencias adquiridas.

Pero ¿y en casa?, ¿qué hacen los niños en casa? Tras terminar sus tareas de verano impuestas por el colegio, que normalmente no les lleva más de una hora al día, de volver a casa tras sus actividades extraescolares y tras ver un rato la tele o jugar al ordenador, los padres, como educadores, tenemos el deber de educarles en la cooperación, en la convivencia y en la responsabilidad. Los niños desde bien temprana edad deben saber que no viven en un "hotel" sino en un hogar, donde las tareas se comparten entre todos, y no recaen principalmente sobre la madre, que es lo que normalmente ocurre en muchos hogares.

Secretos de botica


Es fácil caer en "pagar" el trabajo o establecer trueques: "si recoges tu habitación, podrás salir al parque con los amigos". Ese no es el mejor sistema. No se trata de repartir tareas y luego regañar o castigar si no las sacan adelante, así nunca conseguiremos que se sientan implicados en el hogar, sino que lo verán como una obligación molesta y tediosa de la que siempre intentarán escaquearse cuando tengan ocasión.

Un secreto está en la motivación: haz carteles y ponlos en sitio visible (cartulinas de colores en la nevera, notas post-it en el espejo...) con frases del tipo: "Somos un buen equipo", "Cada tarea que hagas, nos beneficiará a todos", "Lo que olvides hacer, perjudicará a toda la familia", "Quien no coopere con las tareas, hoy no come" y frases similares que puedes adaptar a tu propia familia según tus costumbres, siempre con sentido del humor y creatividad, evitando grandes sermones.

Otro secreto está en incentivar a tu hijo reconociendo sus habilidades: "en estas semanas vas a ser el encargado de..." haciendo que esa tarea le permita desarrollarse y dar lo mejor de sí mismo, pues cada niño tiene su propia personalidad y gustos (cuidar del jardín frente a ordenar libros o doblar ropa) y haciéndonos cargo de las limitaciones propias de su edad.

Tipos de tareas domésticas para niños


Has de tener en cuenta que en estas tareas no deberás estar tú continuamente presente con la atención permanente en ellos, sino que según la edad del niño las deberá hacer con cierta autonomía y algo de supervisión por tu parte.

También estas tareas no están enfocadas realmente a aliviar la carga de trabajo doméstico de los padres, sino que tienen un valor pedagógico: los estás haciendo más autónomos y fuertes para así poder enfrentarse a la vida cuando sean adultos, aprendiendo a valerse por sí mismos como personas responsables y que saben vivir en compañía.

Diariamente las tareas pueden ser:
- Hacer su cama
- Ordenar su habitación: juguetes, ropa, zapatos, escritorio...
- Recoger el baño tras la ducha o el aseo: dejar las cosas donde estaban (toallas, gel...), llevar la ropa sucia al cesto, etc.
- Apagar las luces cuando sale de la habitación donde esté
- Poner y recoger la mesa
- Aliñar la ensalada, poner el pan, la bebida...
- Guardar en su funda el CD que estuvo viendo en el DVD, dejar en la estantería el libro que estuvo leyendo, etc.
- Poner comida y agua a su mascota (perro, gato, canario, galápago, hamster...)
- Sacar la basura al contenedor

Semanalmente o de forma ocasional también pueden colaborar en:
- Ayudar con el reciclaje doméstico: separar los plásticos, envases y papeles en cubos de basura diferenciados
- Regar las macetas o el jardín
- Llevar la ropa sucia a la lavadora
- Distribuir la ropa planchada a los armarios
- Pasar el trapo del polvo a los muebles
- Pasar la mopa o el aspirador por las habitaciones
- Limpiar el lavabo o los platos de la comida
- Repasar la lista de la compra del supermercado

Rosa Ruiz  •  sábado, 17 de julio de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x