El esmoquin, 150 años de elegancia

Lidia Alonso

Atemporal y elegante, el esmoquin cumple 150 años sin perder ni un ápice de 'modernidad'. Desde que en 1861 el sastre británico Henry Poole diseñase el primer traje de cola para el Príncipe de Gales, el esmoquin o 'tuxedo' ha sido la prenda de referencia para vestir de etiqueta.

Compuesto en un principio por chaqueta, camisa, pantalones, faja, chaleco y pajarita, el esmoquin fue en un principio puramente masculino, pero pronto pasó a formar parte también del armario femenino. Marlene Dietrich lo lució con descaro en los años 40, pero fue dos décadas después, cuando Yves Saint Laurent sacudió los cimientos de la moda femenina con su famosa colección Le Smoking. El esmoquin se afeminaba conservando su imagen de fuerza, determinación y poder. Ya lo dijo el diseñador francés: "Para una mujer, el esmoquin es una prenda indispensable. Se trata de estilo, no de moda. La 'moda' es pasajera, pero el estilo es eterno".

Siglo y medio después de su creación, no hay alfombra roja que se precie sobre la que no desfile un hombre o mujer con esmoquin. Ayer, hoy y mañana, el esmoquin es sinónimo de elegancia y estilo.

Puedes leer más artículos similares a El esmoquin, 150 años de elegancia, en la categoría de Looks en Diario Femenino.