Gracias, SMS. Que cumplas muchos más...

Gracias, SMS, que cumplas muchos más

"¿Sabes algo de Lola?", me acordé de preguntarle a Mari Pili en la hora del cafecito. "Qué va, hace que no hablo con ella como tres meses. Como no tiene WhatsApp... "¿Qué tal un SMS?", propone Rosa con ironía. Ambas sabemos que odia el WhatsApp, el Twitter, el Facebook y todo lo que tenga que ver con las redes sociales. 'Desvirtúan las relaciones sociales, incrementan el exhicionismo y crean una dependencia adictiva' le he escuchado decir un millón de veces. "Sí hombre, me voy a gastar en un mensaje... ¡Que se ponga Internet en el móvil, que ya no estamos en el siglo XIX!". Pfff, ya estaba liada. Afortunadamente se me ocurrió cómo desviar el tono del debate.

"Pues ayer fue el 20 aniversario del SMS", solté con falso entusiasmo. "Ah, ¿que sigue existiendo?" respondió Mari Pili con sarcasmo. "Felicítale de mi parte: pobre, morirá siendo veinteañero...". Ahora sí que no había vuelta atrás. Afortunadamente, Rosa no se deja airar fácilmente. Iría en contra de esa sensatez, calma y espiritualidad que predica y eso sería lo peor que le puede pasar: "No seas desagradecida. ¿Acaso no te acuerdas del servicio que te ha hecho el SMS durante años y años? ¿Cuántas llamadas te habrás ahorrado gracias a los mensajitos? Era tu WhatsApp de entonces", trata de hacerle reflexionar. "¡Sí, pero tenía que pagarlos!", sigue en sus trece Mari Pili: "¿Por cierto, cuánto vale ahora enviar un mensaje de texto?" "Ni idea, la verdad...", reconozco un tanto avergonzada. 

SMS vs WhatsApp

"Además, no me compares el SMS con el WhatsApp. Ya no es sólo la pasta, que también: ¿qué me dices de esos 160 caracteres que no te dan ni para empezar?", sigue argumentando Mari Pili. A mí eso me hizo gracia porque me recordó la verborrea que nos caracteriza hasta para escribir mensajes, que, se supone, sirven para dar mensajes (seguro que a los hombres les sobran 140 caracteres). Parece que Rosa me leyó el pensamiento: "Chica, es que el SMS no es para contar tu vida. Para eso ya tienes el Facebook..." Nos encontrábamos en el mismo punto incómodo del principio.

Mari Pili en parte tenía razón. Pero entiendo perfectamente a Rosa. Como otros muchos avances tecnológicos, WhatsApp ha sido la repera. De hecho, ya le han salido competidores como Line o Joyn. Pero yo también tengo cariño al SMS. ¿Acaso es lo mismo recibir un WhatsApp que un SMS 'de toda la vida' para felicitarnos la entrada de año nuevo? Eso si los operadores no lo bloquean para evitar el colapso. Es el eterno debate: progreso vs autenticidad. Sea como fuere, gracias y feliz 20 aniversario, SMS. Que cumplas muchos más...

Anita del Valle  •  martes, 4 de diciembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x