Salud, dinero y amor: tres motivos de suicidio

Anita del Valle

¿Qué puede llevar a alguien al punto de quitarse la vida?, nos hemos preguntado todos alguna vez. Sin embargo, al mismo tiempo todos hemos empatizado en algún momento con ellos, esas personas que un día dijeron basta al sufrimiento y escaparon por la vía 'facil' en vez de seguir luchando. Cada uno por su propia razón.

"¿Qué tienen que ver un multimillonario empresario, una cantante de country y una ciudadana anónima de Castellón? Más de lo que parece. "Otro suicidio, esta vez en Almassora -informa Mari Pili en la hora del cafecito- Una mujer de 47 años se ha quemado a lo bonzo dentro de un cajero". "¿Por desahucio?", se interesa visiblemente afectada Rosa. "No que aún se sepa. Pero todo apunta a problemas económicos, que viene a ser lo mismo".

"También se ha suicidado esta semana Mindy McCready, una cantante estadounidense de country, con sólo 37 años. Cuentan que apareció muerta de un disparo en el mismo lugar donde se había suicidado su pareja sólo un mes antes". La noticia me llamó mucho la atención y quise compartirla con mis amigas. "Qué historia más trágica, ¿no?", comenta Mari Pili. "No tanto como la anterior -opina Rosa- Al fin y al cabo la cantante se quitó la vida por amor, una locura tan romántica como dramática, pero la mujer de Castellón lo hizo por desesperación".

3.200 millones de euros no son suficientes

Hay una historia más. La del empresario alemán Otto Beisheim, dueño de Media Markt y accionista de otras empresas como Metro, Makro o Saturn, quien se acaba de quitar la vida a los 89 años de edad debido, tal y como han declarado sus familiares, a 'la desesperanza que le causaba su estado de salud". Beisheim era una de las personas más ricas de Alemania; según la revista económica Manager Magazine, en 2011 tenía un patrimonio de unos 3.200 millones de euros. Insuficiente al lado de una enfermedad incurable incluso a punto de cumplir los 90 años.

Salud, dinero y amor. Tres motivos muy diferentes por los que tres personas muy diferentes decidieron anteponer la muerte a la vida. Dicen que éstas son las tres cosas más importantes del mundo, las que otorgan la felicidad completa. Sin embargo, es muy difícil encontrarse con las tres al mismo tiempo. Unos se pasan la vida tratando de reunir todas, otros se conformarían con tener al menos una.