¿Qué estaremos perdiendo en este exacto momento?

Hace unos años el diario norteamericano The Washington Post realizó un interesante experimento para evaluar la percepción, el gusto y las prioridades de la personas.

¿Percibimos la belleza que está cerca de nosotros?


Pidió a uno de los mejores músicos del mundo, al violinista Joshua Bell, que interpretara durante 45 minutos las más elaboradas piezas de Bach, tal como lo había hecho dos días antes en un teatro en Boston donde los 100 dólares promedio del precio de la butaca no fueron obstáculo para que colmara la plaza.

Joshua Bell en el metro
Bell tocaría esa vez gratis en una estación del Metro, pero iría de incógnito. El resultado fue que de las cerca de mil personas que pasaron frente a él en aquella fría mañana de enero, solo unas siete se detuvieron a escuchar la música, mientras otras 20 dejaron caer alguna moneda hasta completar la fortuna de 32 dólares. El más interesado fue un niño de tres años que finalmente fue arrastrado por su madre para volver a su rutina diaria.

Nadie identificó al instrumentista, como tampoco sospecharon que aquella música estaba entre las más complejas que se escribieron alguna vez, ni que la ejecución magistral brotaba de un violín tasado en 3,5 millones de dólares.

Las respuesta a las interrogantes que motivaron el estudio — ¿Percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado? — saltaron por sí mismas.

Presumo, además, que el experimento funcionó como una insustituible lección de humildad para Bell y que la pregunta para usted, que me lee ahora, como lo fue para mí cuando descubrí esta historia real, sea: ¿Cuántas personas excepcionales nos habremos perdido en medio de nuestras prisas cotidianas? ¿Qué otras cosas nos estaremos perdiendo en este exacto momento?
¡Abre los ojos!

Esperanza Díaz  •  martes, 13 de octubre de 2009

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • Kuky
    Kuky

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    27/10/2009 11:44

    Interesantísimo el experimento del famoso violinista. La belleza, al igual que otras virtudes, necesita del contexto para ser valorada. Existe mucha belleza al alcance de nuestra mano que ni nos molestamos en mirar. Estaré atenta porque, por desgracia, a veces se nos llenan más los ojos de zafiedad que de personas o cosas hermosas.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x