Vestidos de flamenca: prepárate para deslumbrar en la Feria de abril

Beatriz Iznaola

Flamenco

El flamenco en todo su conjunto es entendido como un arte, desde su música, hasta sus bailaores y la vestimenta de estos.

Los vestidos de flamenca tienen toda una historia detrás. Su origen se remonta a finales del siglo XIX cuando las vendedoras andaluzas acudían a las ferias con batas adornadas con volantes. Tanto gustó su estilismo que los modistos de aquel entonces crearon un diseño sobre eso, así por el año 1929 más o menos se impuso este vestido como Vestimenta Oficial de la Feria de abril de Sevilla. Desde entonces, mujeres y niñas acuden a la Feria de abril con este traje, en distintos colores, con más o menos volantes, pero todas de gala, vestidas para la ocasión.

Los vestidos de flamenca

Los trajes han ido cambiando con el paso del tiempo, van acordes a la moda del momento. En los años 60, cerca de los años 70, sus dimensiones se acortaron hasta la altura de la rodilla, pero fue algo pasajero, más tarde se volvió al traje que cubría hasta los tobillos, el clásico. Hoy hay gran variedad, ni todos cubren por los tobillos, ni todos se quedan escasos a la altura de la rodilla, los hay más cortos, más largos, lisos, con estampados, con mangas largas o sin mangas. Los vestidos más típicos son los de lunares y con muchos volantes, en mangas y bajos. Los hay muy favorecedores, sexys y elegantes.

Las mujeres suelen llevar el pelo recogido en un moño con una peineta y alguna flor de complemento. También son características las coletas bajas, con los mismos adornos y el pelo recogido sólo por un lado y el resto del cabello suelto.

Es muy propio de la vestimenta flamenca llevar un mantón sobre los hombros, existe el mantón clásico y el mantón de manila, más famoso.

Para lucir un buen modelito es necesario combinar el traje con unos zapatos adecuados y unos complementos envidiables. Los típicos zapatos de flamenca son los llamados zapatos de baile flamenco, las botas o botines de baile flamenco, zapatos de gitanilla y los zapatos de esparto. En cuanto a complementos hay una gran variedad, desde peinetas y pendientes grandes hasta castañuelas y abanicos.

Los precios de estos trajes suelen ser elevados, por poco más de 100€ podemos conseguir un vestido completísimo y bien bonito. Tanto es así, que algunos diseñadores como Victorio y Lucchino han creado su propia línea de vestidos de flamenca, con diseños exclusivos siguiendo la forma tradicional del traje. Los diseño más exclusivos se encuentran expuestos en el Salón Internacional de la Moda Flamenca.