Masajes para bebés: la mejor forma de relajar a tu hijo

Ana Van den Eynde
Aunque no lo manifiesten de la misma forma que lo hacen los adultos, los bebés también sufren estrés o se muestran nerviosos. La mejor forma de evitar que tu pequeño esté intranquilo es calmarle con un tierno y relajante masaje.

Es muy sencillo. Con unas pequeñas pautas podrás dar a tu bebé un masaje en casa, sin necesidad de acudir a ningún centro especializado, desde el primer mes de vida.

Masajes para bebés: la mejor forma de relajar a tu hijo

Tumba a tu bebé sobre una superficie lisa cubierta con una toalla. No te coloques en una zona de corrientes de aire, evitando por todos los medios que una racha de viento o una temperatura algo baja para que tu pequeño no coja frío.

Masaje para bebés con movimientos suaves y delicados


Empieza por los pies. Masajea las plantas, el empeine y los deditos de tu bebé. Luego efectúa movimientos que vayan desde los talones hasta la punta de los dedos, favoreciendo que tu hijo conozca sus extremidades inferiores al mismo tiempo que fomentas su buen desarrollo óseo.

Continúa por las piernas, masajeándolas tanto de arriba a abajo como de abajo a arriba, y por la tripa y el estómago, con movimientos suaves y delicados en forma circular para favorecer a tu bebé una buena digestión.

Sigue estas mismas indicaciones para masajear los brazos y las manos de tu bebé.

Masajes para bebés: la mejor forma de relajar a tu hijo

Más tarde puedes poner a tu hijo tumbado hacia abajo y darle un relajante masaje en la espalda. Efectúa movimientos circulares y de arriba a abajo, siempre con delicadeza, mientras "hablas" con el bebé.

Con estos sencillos movimientos conseguirás que tu hijo duerma mucho mejor, no se muestre intranquilo, haga correctamente la digestión y tenga un buen crecimiento y desarrollo óseo.