Cómo evitar el divorcio tras las vacaciones

 Como evitar divorcio despues de vacaciones

Según encuestas recientes, uno de cada tres divorcios tiene lugar tras las vacaciones. Estos divorcios son solicitados en su mayoría por mujeres y son más frecuentes en las parejas que acaban de casarse. ¿Cuál es la razón de estas separaciones y cómo podemos evitarlas?

Resulta curioso que tras un año de estrés, de casi no vernos y de lamentarnos por no poder estar juntos, cuando por fin tenemos por delante unas semanas para disfrutar el uno del otro, acabemos descubriendo que no nos soportamos. La monotonía acaba por agobiarnos, vemos en el otro cualidades negativas que no conocíamos y que no aguantamos y al final nos resulta pesado tener al otro a nuestro lado continuamente. Vamos a explicar una serie de consejos que te hagan más fácil sobrevivir al verano y evitar que vuestro matrimonio se vaya al traste:

Recomendaciones


1. Reservad un tiempo para cada uno: Estar de vacaciones no significa tener que estar juntos las 24 horas del día. Cada uno de vosotros tiene amigos y aficiones que el otro no tiene por qué compartir. Pasar un tiempo diario, o al menos semanal, separado del otro os ayudará a "desintoxicaros" y relajaros, de manera que disfrutaréis más de vuestro tiempo en común.

2. Huid de la monotonía: Planead actividades para cada día, dedicando tiempo a las aficiones de cada uno. La rutina es el peor enemigo de una relación y hará que afloren las discusiones. Intentad sorprenderos y que cada día sea especial.

3. Conoce y acepta a tu pareja: Es posible que el concepto de tu pareja esté idealizado, sobre todo si lleváis poco tiempo juntos. Tú te habías hecho una idea de perfecto príncipe azul que cae por su propio peso al contrastarla con la realidad cotidiana. Intenta ser tolerante y abierta y descubrir a tu pareja tal y como es. Es posible que carezca de algunas de las cualidades que le habías atribuido pero también puedes acabar encontrando otras que le hacen único y especial.

4. No utilices las vacaciones como un tiempo para lavar los trapos sucios: Es posible que durante el año, con el estrés y las prisas del trabajo, no hayáis tenido tiempo de discutir algunos temas y que hayas ido aplazando esas incómodas conversaciones para cuando tuvieseis tiempo de sobra. Si las vacaciones se convierten en un eterno "tenemos que hablar", os pasaréis el día tensos y susceptibles y las discusiones aflorarán por cualquier motivo. Estudia primero qué puntos crees que es imprescindible discutir, exponlos en un ambiente tranquilo y tratando de no culpabilizar y explicar tus sentimientos y muéstrate dispuesta a escuchar y perdonar.

5. No esperes que él cambie por estar de vacaciones: Si no está en su personalidad, él no va a ser más abierto, comunicativo, romántico o cariñoso sólo por tener unos días libres. Exigirle características que no posee sólo conseguirá frustraros a ambos y provocar discusiones.

6. Daos un tiempo de reflexión tras las vacaciones: Si os estáis planteando el divorcio, es mejor daros un par de semanas de vuelta en vuestra vida cotidiana para reflexionar. Una vez desaparecidos los enfrentamientos continuos ocasionados por las vacaciones, puede que descubráis que volvéis a encajar y podréis discutir las diferencias que hay en vuestra relación de pareja con más tranquilidad.

Gemma Herrero  •  lunes, 14 de junio de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x