Juegos y consejos para combatir el síndrome de déficit de atención

Ana Van den Eynde
Déficit de atencion
El déficit de atención es uno de los mayores problemas para los niños en edad escolar, y está muy ligados al fracaso académico, ya que frena el aprendizaje y acaba repercutiendo negativamente en el rendimiento del niño en la escuela.

Los exigentes horarios escolares, las múltiples actividades extraescolares y los deberes hacen que el rendimiento de los niños se vea un poco mermado y no atiendan o se distraigan con facilidad. Aunque, en muchas ocasiones, éstos niños sufren déficit de atención.

El déficit de atención tiene una causa poco clara, en la que intervienen factores genéticos, y ambientales. El cerebro incrementa la actividad, impulsividad y falta de atención provocando problemas en el aprendizaje y el rendimiento académico.

Este síndrome afecta a un 6% de los niños en edad escolar en España, es decir, aproximadamente casi un niño por aula. Según la Dra. Silvina Guijarro, psiquiatra infantil del Instituto Universitario USP Dexeus, :"Los padres deben potenciar la capacidad de atención de sus hijos para que retengan la información mientras eluden posibles distracciones, siempre desde una perspectiva de juego para que el niño esté motivado. En todo caso, los ejercicios se deben realizar dos o tres veces por semana y con una duración máxima de 15 minutos".

Trucos y juegos para el déficit de atención


Hay varios juegos que se pueden hacer para entrenar esa atención. En primer lugar, colocar distintos objetos en una mesa en un orden determinado, cambiar el orden y que el niño tenga que ponerlos en el orden inicial. En segundo lugar, guardar distintos objetos en una caja y después de cerrarla, pedirle que mencione todos los objetos que estaban dentro. En tercer y último lugar, se dice una palabra o número y se recita un listado de palabras entre las que se encuentra la palabra o número escogido, para que el niño haga una señal cuando la escuche.

"Igualmente se debe potenciar la organización y planificación de tareas a nivel familiar y escolar mediante el uso de calendarios y horarios visibles y el uso de una agenda escolar. Asimismo, se aconseja mantener ordenado y organizado el espacio de trabajo y mantener una supervisión frecuente por parte del adulto" , todo ello porque el orden facilita que el niño aprenda a centrar su atención.

Por supuesto, esto no significa que los niños afectados por el déficit de atención sean menos capaces, si su rendimiento es bajo puede incrementarse gracias a estos ejercicios y otros tratamientos específicos a nivel escolar para solucionarlo.