Compras in-line: probarlo en la tienda pero comprar online

Compras in-line

Las nuevas tecnologías interfieren en nuestros hábitos constantemente. Las compras online se han posicionado ya como una opción muy utilizada por la mayoría de los internautas, pero se habla ahora de una nueva tendencia mixta: las compras in-line.

Comprar un producto in-line significa acudir a un comercio local –en la mayoría de los casos, un centro comercial- para tocar y probar el objeto de deseo en cuestión, asesorarnos y salir de dudas para después comprarlo finalmente on line para ahorrar dinero.

Ventajas e inconvenientes de la compra in-line

¿A quién beneficia este sistema mezcla de in situ y on line? Al consumidor, desde luego, y al comercio electrónico que sin necesidad de comerciales, asesores y productos de exposición realiza la venta ahorrándose costes. Y, ¿a quién le perjudica? Al comercio local o centro comercial que ve cómo sus productos son usados –en ocasiones, hasta el deterioro- sin llegar a realizar la venta.

Un estudio de ComScore deja patente esta nueva tendencia de compra: el 60% de los usuarios que prueban un producto de electrónica en un comercio físico, acaba comprándolo en la Red.

Conscientes de ello, los grandes almacenes estadounidenses Best Buy han decidido plantar cara a este efecto y prescindir de los productos de exposición. El consumidor puede comprar el producto, pero no probarlo o tocarlo.

No tiene ese problema Apple. Como únicos distribuidores oficiales controlan toda la cadena de venta, así que no solo no les importa que los posibles compradores acudan a sus tiendas, sino que lo fomentan, convirtiéndolas en auténticas salas de pruebas.

Paula Díaz  •  martes, 12 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x