Compras compulsivas: vence al consumismo

Cómo vencer la tentación del consumismo para comprar con cabeza

En el calendario de cualquier shopping adicta hay dos fechas marcadas en fosforito: las rebajas de enero y las de julio. Está claro que hay que aprovechar dichos hitos anuales para hacerse con un buen fondo de armario, comprar básicos o darse algún capricho con alguna prenda fetiche. No obstante, las compras compulsivas no son coto exclusivo de las rebajas. Son muchas las ocasiones en las que sentimos un impulso incontrolable de comprar. Lo mejor para prevenirlo es identificar estas situaciones y seguir una serie de consejos que nos ayudarán a frenar dicho deseo.

La importancia del momento    

A veces, el momento del día en el que decides comprar es determinante para definir si se trata de un impulso o una necesidad. Por ejemplo, en cuestión de compras de alimentación, es muy mala idea ir antes de comer o de cenar. El dichoso gusanillo te incitará a comprar cosas para saciar el hambre momentánea que además de poco nutritivas son calóricas y caras.

Los supermercados suelen ser escenario habitual de compras compulsivas. Los "productos trampa", solemos encontrarlos en los lineales de las cajas. Suelen ser cosas que no tienen un valor económico excesivo (chicles, bombones...) y son fáciles de introducir en el carrito instantes antes de pagar el importe total. El margen de reacción para valorar si necesitamos o no estos "chollos" es muy corto por lo que estos productos arrasan.

Por lo tanto, en lo que se refiere a la compra de la comida no dudes en ir en momentos lejanos a las horas de comer y no te dejes engatusar por los caprichos de las cajas.

En el fondo del armario

No es lo mismo comprar algo para hacer fondo de armario que hacer que la prenda adquirida acabe en el fondo del armario pasando a una mejor vida. Evitar que esto suceda depende de ti. Las rebajas son una tentación a la que es muy difícil no sucumbir. La clave es aprender a comprar. Antes de arrasar y hacer que las bolsas sean una prolongación de tus manos, analiza tu armario. Puedes hacer un listado con las cosas que realmente necesitas y las que ya no usas. Te ayudará a ver qué prendas te viene mejor adquirir.

Otra regla de oro es intentar pagar en efectivo siempre que puedas. Parece algo sin importancia pero el hecho de tener los billetes en las manos y pagar con ellos, nos hace más conscientes de la valía real de la cuantía que se satisface. Al pagar con tarjeta, no se valora tanto cuánto se está gastando.

Las tendencias de la moda de este año apoyan al 100% el siguiente consejo. No tires nada, la moda es voluble y siempre vuelve. Algo que ahora está pasadísimo, por ejemplo los pantalones campana, pueden ser el must de la siguiente temporada. Obviamente, tampoco se trata de desarrollar un repentino síndrome de Diógenes, si hay prendas con las que ya no te ves favorecida, no las almacenes.

Realmente, estamos rodeadas de situaciones y tentaciones constantes que nos incitan al consumismo. Ahora que tienes identificadas cuáles son no te dejes llevar y ante todo, usa la lógica. ¡Felices compras!

Patri Heras  •  lunes, 16 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x