Estar en paro perjudica gravemente la salud

Estar en paro perjudica gravemente la salud

El desempleo afecta cada vez a más personas que ven cómo van pasando los meses sin perspectiva de encontrar un nuevo trabajo. Las consecuencias de la crisis se dejan sentir en todos los ámbitos de nuestra vida, jóvenes que tienen que volver a casa de sus padres, familias que no pueden pagar sus viviendas, emprendedores que no pueden salir adelante ante la falta de créditos, etc. Otro aspecto que nos preocupa es la repercusión de la crisis en nuestra salud. Y es que la salud empeora considerablemente cuando nos encontramos en una situación de desempleo.

Cómo afecta estar en paro a nuestra salud

Los problemas emocionales de estar en paro son bien conocidos y probablemente los estés sufriendo en este momento. La falta de trabajo produce una gran inseguridad y falta de confianza. Los sentimientos de culpa aparecen porque te sientes inútil y no estás aportando nada para ayudar a tu familia, y además tu autoestima está por los suelos porque crees que no eres válida para el mercado de trabajo. Nada más lejos de la realidad.

Estos sentimientos negativos no se pueden evitar y generan determinados problemas para la salud como pueden ser la ansiedad, el estrés, el insomnio, llegando en muchos casos a un estado depresivo que se convierte en un círculo vicioso. Es tu propio estado anímico el que te paraliza para reinventarte y buscar soluciones a tu situación de crisis.

Pero es que estar en paro también te puede suponer un riesgo para la salud física. La aparición de algunas enfermedades psicosomáticas es mayor en las personas que están sin trabajo. Así, es frecuente que los parados sufran mareos, náuseas, irritabilidad, úlceras, dolores de cabeza, incluso enfermedades coronarias.

Cómo evitar que el desempleo afecte a nuestra salud

Dada la situación actual de crisis, es evidente que encontrar un trabajo se convierte en una tarea difícil hasta el extremo. Pero no puedes dejar que el desempleo te pase factura a nivel de salud, porque eso te impedirá estar preparada para buscar nuevos caminos laborales. Ante todo, necesitas estar fuerte y con una actitud positiva. Recuerda que cualquier crisis puede convertirse en el motivo para reinventarte.

Aprovecha esta situación de desempleo para ampliar tu formación. Los cursos para desempleados son una forma de mantenerte socialmente activa a la vez que aprendes. No debes encerrarte en casa a darle vueltas a la situación. Actúa. Puedes informarte sobre las nuevas salidas laborales, esos ámbitos a los que la crisis no les ha afectado tanto y redirigir tu vida laboral hacia el que más te guste.

Si estás en paro, puede ser también un buen momento para acercarte a tu familia. Ahora que tienes más tiempo procura estar en las condiciones anímicas óptimas para disfrutar al máximo de tu familia. La posibilidad de comer todos juntos reporta innumerables beneficios a los más pequeños y tal vez sea hora de prestarles más atención y reconocimiento a los abuelos.

En cualquier caso, no te descuides a ti misma, mantente activa y practica ejercicio físico. Cumple tus propias rutinas y horarios como cuando estabas trabajando, porque la búsqueda de un empleo hoy en día requiere estar en forma. Y sobre todo, piensa en la crisis no como el final de tu vida laboral, sino como el comienzo de un nuevo camino en el que podrás desarrollar todo tu potencial.

Laura Sánchez  •  martes, 16 de abril de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x