Películas que adelgazan

"Mira lo que dicen aquí! :O", me whatsappea Mari Pili a primera hora de la mañana. Leo el titular: 'Ver películas de miedo adelgaza'. Un estudio realizado por la universidad británica de Westminster afirma que podemos perder hasta 113 calorías durante una película de terror de hora y media de duración. A las afortunadas que por obra de Dios o de la santa naturaleza no tienen ni idea de a cuánto equivale eso, les diré que supone el mismo resultado que caminar durante media hora. El descubrimiento del siglo.

Lo primero que me pregunto es ¿qué hago yo matándome en el gimnasio? Me veo un par de pelis todas las noches y arreando. Sigo  leyendo. Según explica un tal Doctor Richard Mackenzie, ante la sensación de miedo el pulso y el latido cardiaco aumentan, lo que provoca que se consuma más oxígeno y se expulse más dióxido de carbono. Además, el estrés reduce el apetito y aumenta la actividad del metabolismo basal, quemandose así un alto número de calorías. Maravilloso.

"Oye, nos vemos una peli de miedo esta noche?", pregunto a la hora del cafecito. Ninguna objeción. ¿Perder peso tumbadas y con el home cinema a tope? ¡A ver quien rechaza una oferta como ésa! Tocaba elegir película. Tampoco hubo discusión. Los mismos simpáticos científicos que nos han alegrado la vida elaboraron además una lista con las pelis que más adelgazan ¡y el número de calorías que quema cada una! Un Nobel para ellos ya.

Películas de miedo que adelgazan. El resplandor

Top 10 de películas adelgazantes

Teníamos 10 películas para elegir: El resplandor (gracias, Kubrick, por llevarte gratuitamente 184 calorías), Tiburón (adiós a otras 161), El exorcista (158), Alien (152), Saw, (133), Pesadilla en Elm Street (118), Paranormal Activity (111), La matanza de Texas (107), El proyecto de la bruja de Blair (105) y [Rec] (101). Nuevamente, acuerdo general: El resplandor. ¿La mejor? No sé, pero 184 calorías son muchas calorías...

Allí estábamos horas después las tres, embobadas delante de la pantalla después de pesarnos minuciosamente en la báscula del baño de Rosa. Nunca habíamos disfrutado tanto de una película, oye. Ahí tumbaditas sintiendo cómo Jack Nicholson actuaba como quemagrasas.

Una vez terminada la peli corrimos como condenadas hacia la báscula: yo pesaba exactamente lo mismo, Rosa también ¡y la ansiosa de Mari Pili cien gramos más! "¿¿Qué ha pasado aquí?? "Ahh, claro, esto todavía no ha hecho efecto..." Pero sí había hecho; exactamente el efecto que produce un par de paquetes de pipas,  una montaña de palomitas y varias chocolatinas en apenas 100 minutos.

Anita del Valle  •  lunes, 5 de agosto de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x